Archivo de la etiqueta: Within You Without You

Las 22 composiciones de Harrison en Los Beatles

por @GFKArgentina | Gabriel F. Keena

Decidí armar un recopilatorio con todas las canciones que compuso George Harrison como beatle, quien durante la beatlemania fue definido como el beatle “callado” o “silencioso” pero con el transcurrir de los años, el bueno de George dejó bien en claro que tenía mucho para aportar.

Su calidad compositiva fue en total in crescendo al punto en el que llegó a igualar el nivel de las creaciones de Lennon y McCartney quienes siempre habían llevado la delantera, antes de que los Fab Four finalmente se separaran.

De hecho, Harrison se dio el gusto de meter un N°1 con el clásico “Something” e incluso escuchar a Frank Sinatra decir  “Something es mi canción favorita de Lennon-McCartney”.

En fin,  la idea es reivindicar el preciada herencia que George Harrison dejó durante su participación en Los Beatles, que siempre estará injustamente eclipsada por el coliderazgo que John Lennon y Paul McCartney detentaron en el grupo. Aclaración: no se incluyen los covers que él cantaba, sobre todo en los primeros discos, sino sus propias composiciones. Ahora sí, a disfrutar:

1 – Don’t Bother Me (1963)

Fue su primera composición para un álbum de Los Beatles y es un temazo. Se incluyó en el disco With The Beatles de 1963. Su incipiente estilo empezaba a asomar presentando una letra mucho más hosca y contrapuesta con las loas al amor que acostumbraban los Fab Four por aquellos años. Fue versionada por el gran Luis Alberto Spinetta en el disco Obras en Vivo de 2002.

2 – I Need You (1965)

Dos años debieron pasar para que Harrison volvería a aparecer en los créditos con dos canciones de su autoría para el álbum Help!. Desde aquí en adelante dejaría de cantar covers para empezar el laborioso desafío de colarse en el tracklist gobernado por John y Paul.  I Need You es su primer aporte romántico y melancólico inspirado, a la sazón, de su flamante novia Pattie Boyd, a quien conoció durante la filmación de la película A Hard Day’s Night. Musicalmente se caracteriza por el nostálgico delay de la viola, recurso novedoso y distintivo con el que demostraba por qué era el guitarrista principal de la banda.

 3 – You Like Me Too Much (1965)

Es la segunda composición suya en Help! y posiblemente sea una de sus canciones más flojas. Son sus primeros pasos como compositor y lógicamente Lennon y McCartney estaban varios niveles más arriba. Nuevamente exhibe una canción amorosa, tratando de nutrirse de su nueva relación, pero sin demasiadas ideas. De todos modos, la melodía y arreglos son más que acertados y no desentona con el resto de este brillante álbum.

4 – Think For Yourself (1965)

Después de un aporte discreto en Help!, Harrison se toma revancha con Rubber Soul y empieza a dar muestras de su enorme capacidad como compositor. Con este tema, George inaugura su ciclo más virtuoso que iría superando en cada álbum. Think For Yourself, cuya letra nos presenta a un letrista más parecido al de Don’t Bother Me que al de las dulces palabras de amor que canta en Help!. La traducción es “Piensa por ti mismo” y allí se dispone a ponerle los puntos al que venga a venderle espejitos de colores: “hace lo que tengas ganas de hacer, y andá a donde quieras ir, pensa por ti mismo, porque yo no voy a estar ahí con vos”. El George filoso empieza a asomar.

 5 – If I Needed Someone (1965)

Sin dudas, uno de mis temas favoritos de George y de ese hermoso disco que es Rubber Soul. Siempre me pareció que la intro daba para poguearla. Una brillante y armoniosa melodía acompaña a una letra sincera “si necesitara alguien para amar, vos serías la única en la que estaría pensando”. Eclipsado un poco por gemas como “Something” o “While My Guitar Gently Weeps” este temazo merece estar en la cabeza de todos.

6 – Taxman (1966)

La influencia de George comienza a dar sus frutos y se escucha, por ejemplo, en la incursión del sitar en el sonido de la banda, pero más aún en el listado de canciones. En Revolver, ya no son dos, sino tres las canciones suyas y encima una de sus mejores creaciones es la encargada de abrir el emblemático disco. Tan solo tres años habían pasado de su iniciadora Don’t Bother Me y ya escribía clásicos como Taxman. Además de la vanguardia rockera que propone en lo musical, es una de las pocas canciones en que Los Beatles atacan directamente al gobierno británico . La presión burocrática y los astronómicos impuestos confiscatorios que debían pagar llevaron a que George escribiera esta valiente letra contra el “hombre de los impuestos”. Taxman se lleva el mérito de ser la única canción que abre un disco beatle sin pertenecer a la firma Lennon/McCartney.

7 – Love You To (1966)

Todos sabemos de la suprema importancia que tuvo George en incorporar elementos de la música de la India al rock de Los Beatles y al incipiente movimiento hippie. Discípulo del maestro Raví Shankar, supo ser un obsesivo alumno del sitar, instrumento tradicional hindú, con el que aportó un sonido vagamente explorado en Occidente. Su innovación provocó una gran influencia en otras bandas de rock que comenzaron a incluirlo – Brian Jones de Los Rolling Stones quedó fanatizado al escucharlo- además de convertirse en un sonido predilecto por el hippismo que emergía por aquellos años.

8 – I Want To Tell You (1966)

Tercer y último tema que Harrison aporta a uno de los mejores discos – para muchos el mejor- de la historia. Con una melodía más clásica, es el tema más estilo beatle de los tres que tiene Revolver. Excelente comienzo con un arpegio que tiene mucha onda. Se destaca la línea de piano y bajo que aporta Paul.

9 – Within You Without You (1967)

El único tema de Harrison al emblemático Sgt.Peppers Lonely Hearts Club Band es una obra maestra de la música contemporánea. Debo confesar que yo entré a este álbum cuando escuché ésta impresionante canción. Me pasé horas enfrascado en esa magnífica pieza musical. Después fui descubriendo el resto, pero debo admitir que tal vez no le hubiese dado demasiada importancia al disco si existiese tremenda composición. Harrison mágicamente logra que una compleja obra hindú se cristalice en una canción pop, tarea que solo unos pocos, son capaces de lograr. Un deleite absoluto.

10 – Blue Jay Way (1967)

Es una de sus composiciones más exóticas. La misteriosa melodía combina su lado místico con una faceta psicodélica, muy en sintonía con la música que Los Beatles estaban experimentando por aquel tramo, sobre todo en el famoso Magical Mistery Tour de 1967. Un detalle muy típico del inasible universo beatle: Harrison, siendo el principal guitarrista, compone una canción sin guitarras, eligiendo el órgano Hammond como creador musical de ésta inusual composición.

11 – While My Guitar Gently Weeps (1968)

Para muchos, su obra maestra. Además el epónimo doble conocido popularmente como “white album” es uno de mis predilectos.  Al ser un disco doble, George pudo mostrar más composiciones de las dos o tres que le permitían meter en los predecesores. No es ninguna genialidad decir que Harrison se encontraba ya en un pico creativo que se traducía en superlativas composiciones. Tras la sorpresiva muerte del manager Brian Epstein, George propuso a los otros tres internarse por un tiempo en la India con el famoso maharishi para poder escapar de la inesperada y atocigante situación en la que de repente se encontraban. Su estadía fue muy fructífera para él y para el crecimiento de sus canciones. Eric Clapton fue el primer músico – sacando a su productor George Martin-   en participar de la grabación de un tema y lo hizo justamente en este brillante clásico eterno, aportando sus desgarradores solos de guitarra.

12 – Piggies (1968)

La otra canción del primer disco es esta sátira que muy elocuentemente Harrison dirige hacia la clase aristocrática de Inglaterra, marcada con una estructura barroca, utilizando el clavicémbalo y un cuarteto de cuerdas. Simpático tema que merece ser coreado en un bar, chocando los porrones repletos de birra tirada.

13 – Long, Long, Long (1968)

Una canción profunda y reflexiva. Una melodía lenta y apaciguadora se escurre entre la voz de George. Posiblemente poco valorada entre la gran cantidad de temazos que tiene el disco doble, sin embargo es una gran obra que merece ser escuchada. Reconozco que comencé a valorarla bastante tiempo después, cuando al prestarle más atención, sentí la confortable nostalgia con la que George suele golpearme.

14 – Savoy Truffle (1968)

Al igual que en Piggies, George se toma un rato para joderlo a Eric Clapton con su adicción a los chocolates. La canción es una sucesión de nombres de bombones que encontró en una caja. No se parece en nada a las demás canciones de su estilo. Algunos dirán que cometo una blasfemia, pero me recuerda a la estructura compositiva que suelen tener los temas del Indio Solari como solista. De hecho me gustaría escuchar una versión con su particular sello. Además, la utilización de seis saxofonistas le dan un toque distintivo de todo lo que habían hecho Los Beatles al momento.

15 – The Inner Light (1968)

Otro temón. Es el primer sencillo de su autoría. Salió como lado B junto a Lady Madonna. La canción está inspirada en el capítulo 47 del Tao Te King de Lao Tsé, obra fundamental del taoísmo. La música fue grabada con instrumentos hindúes en Bombay. En mi opinión, una de sus mejores obras. Recomiendo el cover realizado por Jeff Lynne y Anoushka Rankar en el concierto homenaje de 2002 titulado Concert For George. Se te pianta un lagrimón.

16 – Only a Nothern Song (1969)

Incluida en ese extraño álbum que es Yellow Submarine, Harrison se mete con sus colegas creativos al referirse a la compañía Nothern songs Ltd., una empresa de publicación de música para explotar las composiciones de la dupla Lennon/McCartney. Harrison era propietario sólo de un 0.8% y era contratado por la compañía como compositor pero Paul y John recibían más ganancias por sus composiciones que las que podía obtener Harrison. Un claro síntoma de agotamiento.

17 – It’s All Too Much (1969)

Es la otra composición para Yellow Submarine. Un rock con pinceladas lisérgicas. Es su canción más extensa en la discografía beatle, dura más de seis minutos y es un torbellino ácido de guitarras distorsionadas que emanan para descargar una especie de catarsis ruidosa, parándose bien lejos de la propuesta más armónica de McCartney y acercándose al estilo Hendrix.

18 – I Me Mine (1969)

Uno de las mejores secuencias de la historia se puede ver en la fallida película Let It Be: Harrison, McCartney y Ringo se encuentran ensayando este temazo mientras Lennon baila con Yoko en clave de vals. Con respecto a la letra, George se planta y simplemente dice “Yo soy mío”.

19 – For You Blue (1969)

Una de las últimas canciones de amor dedicada a Pattie Boyd, su musa inspiradora en aquellos años ya que unos años más tarde la relación finalizaría y Eric Clapton – sí su mejor amigo – iniciaría una relación con la actriz inglesa. En fin, For You Blue se publicó como single junto a The Long And Winding Road, ambas pertenecientes a Let It Be, el último álbum de estudio de Los Beatles en publicarse, aunque estrictamente se grabó antes que Abbey Road, disco con el que técnicamente se despidieron.  Cabe mencionar también el aporte de John, que si bien nunca tuvo grandes intervenciones en las canciones de George, aquí participa activamente utilizando la técnica del slap steel guitar con la que embellece esta simpática canción.

20 – Old Brown Shoe (1969)

Decir que George se guardó lo mejor para el final sería subestimar el gran legado que construyó en su carrera como beatle. Tampoco se puede negar que sus dos grandes himnos llegaron con el último disco de estudio que publicó el cuarteto de Liverpool: estamos hablando de Something y Here Comes The Sun. Sin embargo, hay una tercera canción que Harrison logró publicar como single antes del final de la banda. Se trata de Old Brown Shoe, sencillo que fue lanzado junto a The Ballad Of John & Yoko. Mucho tiempo después, el tema sería incluido en el Past Master Vol. 2. Es un rock n’ roll bien potente y eléctrico que se distingue del lado más sensible y melódico que ofrece en Something y Here Comes The Sun, la tríada con la que Harrison se despidió de Los Beatles.

21 – Something (1969)

Como decíamos anteriormente, su máxima obra llegó en el último disco de Los Beatles. Después de muchos años de esfuerzo y dedicación, George Harrison alcanzaba el prestigio como compositor que, hasta ese momento, era exclusivo de la dupla Lennon-McCartney. Tanto Paul como John elogiaron esta canción como una de las mejores que había escrito pero más allá del elogio de sus compañeros, Something tuvo la aprobación masiva y los merecidos reconocimientos por parte del público y la audiencia. Con ella, George finalmente logró conseguir el primer número uno en las listas norteamericanas, además se convirtió en la canción más versionada del grupo después de Yesterday y la BBC señaló que con esa composición, Harrison demostró que había tres grandes compositores en Los Beatles, entre otros reconocimientos con los que aún hoy la distinguen como una de las piezas musicales más bellas del siglo pasado.

22 – Here Comes The Sun (1969)

Mi composición favorita. George se despide con una guitarra suave y tierna de la que se desprenden dulces melodías reconfortantes. En los caóticos días del final, George fue a la casa de Eric Clapton a distenderse un poco, y en el patio de su casa pudo ver el sol – algo poco frecuente en la capital inglesa – y se sintió más aliviado: “It’s alright”. El gran reconocimiento a este clásico puede reflejarse actualmente en la plataforma de streaming Spotify ya que es, hasta el momento, la canción más reproducida de toda la discografía de los Fab Four. Como podemos ver, su última perla musical con Los Beatles, se mantiene más vigente que nunca.

 

PUEDE SEGUIR LA PLAYLIST EN SPOTIFY QUE ARME SI LES APETECE (?)

 

Anuncios