Archivo de la etiqueta: Spinetta

Los mejores riffs del Rock Nacional

por Gabriel F. Keena | @GFKArgentina

Hace unas semanas preguntamos a través de nuestra fan page cuáles eran los cinco mejores riffs del Rock Nacional. La propuesta tuvo una excelente repercusión y obtuvimos en pocos días más de 700 votos. Gracias a la participación masiva, pudimos armar un ranking con los 20 más votados y además esbozar una serie de conclusiones al respecto:

  • Variedad: Se votaron 327 riffs distintos pertenecientes a 76 bandas o artistas diferentes. Desde Almafuerte a 2 Minutos, pasando por Pescado Rabioso, Serú Giran, Vox Dei y Las Pastillas del Abuelo, entre muchos otros. Eso provocó que entre los 20 más votados entren riffs que tuvieron escasos 6 votos pero aún así se destaquen ante la enorme diversidad de canciones votadas.
  • ¿Qué es un riff? A lo largo de la votación, circuló entre nosotros – y entre los participantes – la necesidad de precisar su ambiguo concepto. Algunos acusaron a otros de votar bases y no riffs, otros directamente mencionaron canciones donde ese recurso musical estaba totalmente ausente y por lo tanto sus votos no fueron incluidos. La definición que nos arroja Google inmediatamente después de poner la palabra es la siguiente: “Frase musical breve, melodiosa, rítmica y relajada que se repite sobre melodías cambiantes“. Si bien la consigna parecía sencilla, no estuvo exenta de una polémica que se trasladó al ranking que elaboramos en base a los votos.
  • QUÉ DIFÍCIL ES ESCRIBIR CRUCIFIXIÓN!
  • ¿Las bandas más votadas? Los cuatro grupos que acumularon mayor cantidad de riffs fueron: Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (36 canciones votadas), Soda Stereo (23 canciones votadas) y el tercer puesto lo comparten La Renga y Divididos (17 canciones votadas cada uno). Muchos se preguntarán por la banda que lideró Pappo y que, justamente, se titulaba Riff: no llegó al podio pero también tuvo una buena cantidad de riffs votados: 13.
  • ¿Los violeros más votados? Si bien una línea de riff puede ejecutarse con cualquier instrumento, al hablar de rock, la mayoría ponderó la guitarra eléctrica como instrumento predilecto. Por lo tanto haremos una mención a los guitarristas artífices de los riffs más votados. A priori, todos diríamos sin tapujos que Pappo es el más aclamado, sin embargo, en la votación se desprende que los fraseos de Skay Beilinson, durante su participación en Los Redondos así como en su etapa solista, fueron los más elegidos con 40 canciones distintas. Le sigue el Carpo, naturalmente, con 32 riffs elegidos entre Pappo’s Blues y Riff. En tercer lugar se ubica Gustavo Cerati con 27 riffs seleccionados entre Soda Stereo y su carrera solista.
  • Ahora bien, más allá de las conclusiones de la votación, ¿Cuáles fueron los riffs más votados?

LOS 20 RIFFS MÁS VOTADOS

20 – YO CANÍBAL – PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA – 6 VOTOS

Como ya dije anteriormente, Skay fue uno de los protagonistas de esta votación. Más de 30 canciones de Patricio Rey fueron votadas ponderando su riff. Esto quiere decir, lisa y llanamente, que el aporte del simbólico guitarrista a la banda fue mucho mayor del que muchos quisieran creer.

19 – MACADAM 3210 – RIFF – 6 VOTOS

El Carpo ingresa en el top 20 con un inoxidable riff de la banda homónima que decidió armar tras regresar de Gran Bretaña, influenciado por el surgimiento del movimiento heavy metal que florecía al mismo tiempo que la contracultura punk. Vino tan convencido de este nuevo proyecto que decidió finalizar Pappo’s Blues y armar una nueva banda que partiera bochas con potentes riffs. Lo logró.

18 – SEGUIR VIVIENDO SIN TU AMOR – LUIS ALBERTO SPINETTA – 6 VOTOS

Posiblemente no sea uno de sus más virtuosos riffs, pero el inicio de este clásico del Flaco, es un hermoso fraseo que se encuentra inmortalizado en la memoria colectiva. Es el riff más romántico de este ranking.

17 – EL VIEJO – PAPPO’S BLUES – 6 VOTOS

Nuevamente Pappo se anota con un viejo y conocido riff que forma parte de la canción El Viejo, clásico de su primer disco con Pappo’s Blues cuando corría el año 1971. Interpretado por La Renga, Los Piojos y Andrés Calamaro, además de las cien mil criollas que alguna vez entonaron estas notas.

16 – FANKY – CHARLY GARCÍA – 6 VOTOS

Charly también es un gran creador de riffs: Cerca de la Revolución, Rock N’ Roll Yo y Rezo por vos son algunos ejemplos. Sin embargo, los votantes se inclinaron por la famosa intro de Fanky, compuesta justamente por una guitarra funky acompañada por una inapelable línea de bajo que invita a mover las caderas.  Lamentablemente, en Spotify no se encuentra la versión de estudio que se encuentra en Cómo conseguir chicas, así que va una versión en vivo.

15 – TU ERES SU SEGURIDAD – HERMÉTICA – 6 VOTOS

Algún riff del Tano Romano tenía que estar entre los 20 mejores. El más votado fue este clásico de Hermética que se publicó en el primer disco. Con claras reminiscencias al trash metal de los 80’s, el riff inicial de Tu eres su seguridad se convirtió en un emblema del metal pesado argentino.

14 – EL ARRIERO – DIVIDIDOS – 6 VOTOS

El resultado de esta versión del clásico de Atahualpa Yupanqui es realmente brillante. El ejemplo más claro de lo que debe ser un cover: demostrar que un clásico folclórico puede traducirse a un riff desgarrador, es la evidencia más transparente. Y el trabajo de Ricardo Mollo es excepcional.

13 – GENESIS – VOX DEI – 6 VOTOS

El tempranero (?) pero esencial aporte de Vox Dei al Rock Nacional se agiganta con el paso del tiempo. El disco La Biblia fue pionero en muchos aspectos: fue el primer disco doble, así como también la primera ópera rock conceptual que vio el rock autóctono. El principal responsable de esta magnifica obra fue Ricardo Soulé, artífice también del riff de la canción que abre el álbum: Génesis.

12 – LA LEYENDA DEL HADA Y EL MAGO – RATA BLANCA – 7 VOTOS

El ego de Walter Giardino debe contentarse al verse integrando el ranking. La realidad es que el fundador y guitarrista de Rata Blanca dejó una variedad de riffs y solos que lo enarbolan como uno de los grandes guitarristas del heavy metal nacional. La canción, además del poderoso riff inicial, es un himno que todo joven rockero entonó alguna vez. Increíblemente, Spotify tampoco cuenta con la versión de estudio de este tema.

11 – TODO UN PALO – PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA – 8 VOTOS

Skay, el violero más votado en esta humilde encuesta, reaparece con este clásico de Los Redondos. El año pasado, Pergolini le preguntó – en la famosa entrevista al Indio – cuáles eran los mejores solos de su ex compañero y socio. Solari contestó Todo un palo y Etiqueta Negra pero no pudo recordar el tercero… El emblemático riff del comienzo se entremezcla con un enigmático saxo y juntos dan pie a una de las mejores creaciones de Patricio Rey.

10 – PAISANO DE HURLINGHAM – DIVIDIDOS – 9 VOTOS

Nuevamente Ricardo Mollo se mete en el ranking para decir presente en el top ten. Nuestros seguidores votaron diversas canciones de Divididos pero rápidamente la primera en trepar fue Paisano de Hurlingham.  Esto se debe a una cruda línea de guitarra que se te atornilla para siempre en la cabeza.

9 – EL FINAL ES EN DONDE PARTÍ – LA RENGA – 9 VOTOS

Seguramente (?) muchos de los que están leyendo, se preguntaban por La Renga. Bueno, el trío de Mataderos aparece en el noveno puesto con un clásico riff poderoso e impetuoso. A la línea de guitarra se le suman los instrumentos de viento y el irascible fraseo se vuelve un mantra violento que uno no pude dejar de tararear.

8 – CHEQUES – SPINETTA Y LOS SOCIOS DEL DESIERTO – 9 VOTOS

Son tantas las facetas que supo encarnar Spinetta que uno a veces se olvida de su enorme capacidad como guitarrista. Sobre todo en su talento para ingeniar riffs tan originales.  A finales de los 90’s, mientras el país se desintegraba en pedazos, El Flaco tiñó de rubia su rulienta cabellera y formó Los Socios del Desierto para retomar su propia herencia hard rock. Cheques posiblemente sea la mejor prueba de ello.

7 – DE MÚSICA LIGERA – SODA STEREO – 9 VOTOS

Muchos no consideran su inicio como un riff clásico sino más bien como una veloz combinación de acordes. Sin embargo, en la amplitud del significado de la palabra, tranquilamente el comienzo de este clásico de Soda puede catalogarse como un riff que, sin dudas, habita en la memoria de toda Latinoamérica.

6 – OSCURO DIAMANTE – LA RENGA – 10 VOTOS

Todos los seguidores de La Renga seguramente se indignen cuando les cuente que desconocía esta canción del grupo, pero cuando la escuché comprendí por qué fue una de las más votadas. Chizzo hace hablar a su guitarra con un riff de los que solo él es capaz de crear.

5 – UN MILLÓN DE AÑOS LUZ – SODA STEREO – 11 VOTOS

Ahora sí podemos decir que este tema cumple con todos los requisitos para ser un delicioso riff. El talento de Gustavo Cerati para ejecutar magistralmente la guitarra se coronó con el álbum Canción Animal. De hecho, las dos canciones de Soda en este ranking pertenecen a este disco. Y tranquilamente podríamos agregar En el séptimo día.

4 – EL PIBE DE LOS ASTILLEROS – PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA – 14 VOTOS

El típico riff que es coreado, pogueado y festejado. Skay demuestra ser el amo y señor de los riffs con este magistral fraseo de guitarra. Creo que con esta humilde votación, no sólo ratificamos a Skay como guitarrista sino también se confirma la enorme influencia que tenía en Los Redondos, quizás un poco eclipsada en estos últimos años desde que el Indio Solari se apropió de la misa ricotera.

3 – JIJIJI – PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA – 15 VOTOS

Sinceramente me sorprendió. Entiendo que seguramente sea la canción más famosa del repertorio nacional pero bajo ningún punto de vista me parece uno de los mejores riffs de Skay. Quizás muchos la eligieron pensando más en el famosísimo solo – causante del pogo más grande del mundo- y no en la línea de guitarra inicial que sin dejar de reconocer su propio estilo, no se asemeja a las decenas de riffs que Skay Beilinson nos legó como guitarrista de Los Redondos. Tal vez mi sospecha sea errónea y de ser así, pido las disculpas del caso.

2 – SUCIO Y DESPROLIJO – PAPPO’S BLUES – 55 VOTOS

Sucio y desprolijo y Post Crucifixión fueron los riffs más votados por escándalo. Desde el inicio de la consulta, ambas canciones comenzaron a despegarse del resto. El hecho de que se ubique en la “segunda posición” refiere únicamente a que Post Crucifixión fue la primera en alcanzar los 55 votos, pero la realidad es que es un empate técnico entre Pappo’s Blues y Pescado Rabioso. La enorme cantidad de votos no hacen más que reflejar lo que todos sabemos: El Carpo fue el guitarrista más icónico que tuvo nuestro país porque supo desplegar una carrera con la que logró definitivamente imponer el rock eléctrico en nuestra cultura.

1 –  POST CRUCIFIXIÓN – PESCADO RABIOSO – 55 VOTOS

Es el riff por antonomasia. Cada vez que alguien pregunté qué es un riff, este tema es el que tiene que sonar. Fue publicado como sencillo en 1973 y su enérgico comienzo parece ser la carta de presentación de un movimiento que será el encargado de instaurar definitivamente el rock en nuestra música popular.

LES DEJO LA PLAYLIST “GRANDES RIFFS DEL ROCK NACIONAL” POR SI QUIEREN ESCUCHARLA Y SEGUIRLA , HAY ALGUNAS CANCIONES BONUS, ADEMÁS DE LOS 20 DE ESTE RANKING. LOS TEMAS DE LOS REDONDOS SON INTERPRETADOS POR ARGENTRACKS YA QUE LA BANDA NO TIENE CUENTA.

Las 22 composiciones de Harrison en Los Beatles

por @GFKArgentina | Gabriel F. Keena

Decidí armar un recopilatorio con todas las canciones que compuso George Harrison como beatle, quien durante la beatlemania fue definido como el beatle “callado” o “silencioso” pero con el transcurrir de los años, el bueno de George dejó bien en claro que tenía mucho para aportar.

Su calidad compositiva fue en total in crescendo al punto en el que llegó a igualar el nivel de las creaciones de Lennon y McCartney quienes siempre habían llevado la delantera, antes de que los Fab Four finalmente se separaran.

De hecho, Harrison se dio el gusto de meter un N°1 con el clásico “Something” e incluso escuchar a Frank Sinatra decir  “Something es mi canción favorita de Lennon-McCartney”.

En fin,  la idea es reivindicar el preciada herencia que George Harrison dejó durante su participación en Los Beatles, que siempre estará injustamente eclipsada por el coliderazgo que John Lennon y Paul McCartney detentaron en el grupo. Aclaración: no se incluyen los covers que él cantaba, sobre todo en los primeros discos, sino sus propias composiciones. Ahora sí, a disfrutar:

1 – Don’t Bother Me (1963)

Fue su primera composición para un álbum de Los Beatles y es un temazo. Se incluyó en el disco With The Beatles de 1963. Su incipiente estilo empezaba a asomar presentando una letra mucho más hosca y contrapuesta con las loas al amor que acostumbraban los Fab Four por aquellos años. Fue versionada por el gran Luis Alberto Spinetta en el disco Obras en Vivo de 2002.

2 – I Need You (1965)

Dos años debieron pasar para que Harrison volvería a aparecer en los créditos con dos canciones de su autoría para el álbum Help!. Desde aquí en adelante dejaría de cantar covers para empezar el laborioso desafío de colarse en el tracklist gobernado por John y Paul.  I Need You es su primer aporte romántico y melancólico inspirado, a la sazón, de su flamante novia Pattie Boyd, a quien conoció durante la filmación de la película A Hard Day’s Night. Musicalmente se caracteriza por el nostálgico delay de la viola, recurso novedoso y distintivo con el que demostraba por qué era el guitarrista principal de la banda.

 3 – You Like Me Too Much (1965)

Es la segunda composición suya en Help! y posiblemente sea una de sus canciones más flojas. Son sus primeros pasos como compositor y lógicamente Lennon y McCartney estaban varios niveles más arriba. Nuevamente exhibe una canción amorosa, tratando de nutrirse de su nueva relación, pero sin demasiadas ideas. De todos modos, la melodía y arreglos son más que acertados y no desentona con el resto de este brillante álbum.

4 – Think For Yourself (1965)

Después de un aporte discreto en Help!, Harrison se toma revancha con Rubber Soul y empieza a dar muestras de su enorme capacidad como compositor. Con este tema, George inaugura su ciclo más virtuoso que iría superando en cada álbum. Think For Yourself, cuya letra nos presenta a un letrista más parecido al de Don’t Bother Me que al de las dulces palabras de amor que canta en Help!. La traducción es “Piensa por ti mismo” y allí se dispone a ponerle los puntos al que venga a venderle espejitos de colores: “hace lo que tengas ganas de hacer, y andá a donde quieras ir, pensa por ti mismo, porque yo no voy a estar ahí con vos”. El George filoso empieza a asomar.

 5 – If I Needed Someone (1965)

Sin dudas, uno de mis temas favoritos de George y de ese hermoso disco que es Rubber Soul. Siempre me pareció que la intro daba para poguearla. Una brillante y armoniosa melodía acompaña a una letra sincera “si necesitara alguien para amar, vos serías la única en la que estaría pensando”. Eclipsado un poco por gemas como “Something” o “While My Guitar Gently Weeps” este temazo merece estar en la cabeza de todos.

6 – Taxman (1966)

La influencia de George comienza a dar sus frutos y se escucha, por ejemplo, en la incursión del sitar en el sonido de la banda, pero más aún en el listado de canciones. En Revolver, ya no son dos, sino tres las canciones suyas y encima una de sus mejores creaciones es la encargada de abrir el emblemático disco. Tan solo tres años habían pasado de su iniciadora Don’t Bother Me y ya escribía clásicos como Taxman. Además de la vanguardia rockera que propone en lo musical, es una de las pocas canciones en que Los Beatles atacan directamente al gobierno británico . La presión burocrática y los astronómicos impuestos confiscatorios que debían pagar llevaron a que George escribiera esta valiente letra contra el “hombre de los impuestos”. Taxman se lleva el mérito de ser la única canción que abre un disco beatle sin pertenecer a la firma Lennon/McCartney.

7 – Love You To (1966)

Todos sabemos de la suprema importancia que tuvo George en incorporar elementos de la música de la India al rock de Los Beatles y al incipiente movimiento hippie. Discípulo del maestro Raví Shankar, supo ser un obsesivo alumno del sitar, instrumento tradicional hindú, con el que aportó un sonido vagamente explorado en Occidente. Su innovación provocó una gran influencia en otras bandas de rock que comenzaron a incluirlo – Brian Jones de Los Rolling Stones quedó fanatizado al escucharlo- además de convertirse en un sonido predilecto por el hippismo que emergía por aquellos años.

8 – I Want To Tell You (1966)

Tercer y último tema que Harrison aporta a uno de los mejores discos – para muchos el mejor- de la historia. Con una melodía más clásica, es el tema más estilo beatle de los tres que tiene Revolver. Excelente comienzo con un arpegio que tiene mucha onda. Se destaca la línea de piano y bajo que aporta Paul.

9 – Within You Without You (1967)

El único tema de Harrison al emblemático Sgt.Peppers Lonely Hearts Club Band es una obra maestra de la música contemporánea. Debo confesar que yo entré a este álbum cuando escuché ésta impresionante canción. Me pasé horas enfrascado en esa magnífica pieza musical. Después fui descubriendo el resto, pero debo admitir que tal vez no le hubiese dado demasiada importancia al disco si existiese tremenda composición. Harrison mágicamente logra que una compleja obra hindú se cristalice en una canción pop, tarea que solo unos pocos, son capaces de lograr. Un deleite absoluto.

10 – Blue Jay Way (1967)

Es una de sus composiciones más exóticas. La misteriosa melodía combina su lado místico con una faceta psicodélica, muy en sintonía con la música que Los Beatles estaban experimentando por aquel tramo, sobre todo en el famoso Magical Mistery Tour de 1967. Un detalle muy típico del inasible universo beatle: Harrison, siendo el principal guitarrista, compone una canción sin guitarras, eligiendo el órgano Hammond como creador musical de ésta inusual composición.

11 – While My Guitar Gently Weeps (1968)

Para muchos, su obra maestra. Además el epónimo doble conocido popularmente como “white album” es uno de mis predilectos.  Al ser un disco doble, George pudo mostrar más composiciones de las dos o tres que le permitían meter en los predecesores. No es ninguna genialidad decir que Harrison se encontraba ya en un pico creativo que se traducía en superlativas composiciones. Tras la sorpresiva muerte del manager Brian Epstein, George propuso a los otros tres internarse por un tiempo en la India con el famoso maharishi para poder escapar de la inesperada y atocigante situación en la que de repente se encontraban. Su estadía fue muy fructífera para él y para el crecimiento de sus canciones. Eric Clapton fue el primer músico – sacando a su productor George Martin-   en participar de la grabación de un tema y lo hizo justamente en este brillante clásico eterno, aportando sus desgarradores solos de guitarra.

12 – Piggies (1968)

La otra canción del primer disco es esta sátira que muy elocuentemente Harrison dirige hacia la clase aristocrática de Inglaterra, marcada con una estructura barroca, utilizando el clavicémbalo y un cuarteto de cuerdas. Simpático tema que merece ser coreado en un bar, chocando los porrones repletos de birra tirada.

13 – Long, Long, Long (1968)

Una canción profunda y reflexiva. Una melodía lenta y apaciguadora se escurre entre la voz de George. Posiblemente poco valorada entre la gran cantidad de temazos que tiene el disco doble, sin embargo es una gran obra que merece ser escuchada. Reconozco que comencé a valorarla bastante tiempo después, cuando al prestarle más atención, sentí la confortable nostalgia con la que George suele golpearme.

14 – Savoy Truffle (1968)

Al igual que en Piggies, George se toma un rato para joderlo a Eric Clapton con su adicción a los chocolates. La canción es una sucesión de nombres de bombones que encontró en una caja. No se parece en nada a las demás canciones de su estilo. Algunos dirán que cometo una blasfemia, pero me recuerda a la estructura compositiva que suelen tener los temas del Indio Solari como solista. De hecho me gustaría escuchar una versión con su particular sello. Además, la utilización de seis saxofonistas le dan un toque distintivo de todo lo que habían hecho Los Beatles al momento.

15 – The Inner Light (1968)

Otro temón. Es el primer sencillo de su autoría. Salió como lado B junto a Lady Madonna. La canción está inspirada en el capítulo 47 del Tao Te King de Lao Tsé, obra fundamental del taoísmo. La música fue grabada con instrumentos hindúes en Bombay. En mi opinión, una de sus mejores obras. Recomiendo el cover realizado por Jeff Lynne y Anoushka Rankar en el concierto homenaje de 2002 titulado Concert For George. Se te pianta un lagrimón.

16 – Only a Nothern Song (1969)

Incluida en ese extraño álbum que es Yellow Submarine, Harrison se mete con sus colegas creativos al referirse a la compañía Nothern songs Ltd., una empresa de publicación de música para explotar las composiciones de la dupla Lennon/McCartney. Harrison era propietario sólo de un 0.8% y era contratado por la compañía como compositor pero Paul y John recibían más ganancias por sus composiciones que las que podía obtener Harrison. Un claro síntoma de agotamiento.

17 – It’s All Too Much (1969)

Es la otra composición para Yellow Submarine. Un rock con pinceladas lisérgicas. Es su canción más extensa en la discografía beatle, dura más de seis minutos y es un torbellino ácido de guitarras distorsionadas que emanan para descargar una especie de catarsis ruidosa, parándose bien lejos de la propuesta más armónica de McCartney y acercándose al estilo Hendrix.

18 – I Me Mine (1969)

Uno de las mejores secuencias de la historia se puede ver en la fallida película Let It Be: Harrison, McCartney y Ringo se encuentran ensayando este temazo mientras Lennon baila con Yoko en clave de vals. Con respecto a la letra, George se planta y simplemente dice “Yo soy mío”.

19 – For You Blue (1969)

Una de las últimas canciones de amor dedicada a Pattie Boyd, su musa inspiradora en aquellos años ya que unos años más tarde la relación finalizaría y Eric Clapton – sí su mejor amigo – iniciaría una relación con la actriz inglesa. En fin, For You Blue se publicó como single junto a The Long And Winding Road, ambas pertenecientes a Let It Be, el último álbum de estudio de Los Beatles en publicarse, aunque estrictamente se grabó antes que Abbey Road, disco con el que técnicamente se despidieron.  Cabe mencionar también el aporte de John, que si bien nunca tuvo grandes intervenciones en las canciones de George, aquí participa activamente utilizando la técnica del slap steel guitar con la que embellece esta simpática canción.

20 – Old Brown Shoe (1969)

Decir que George se guardó lo mejor para el final sería subestimar el gran legado que construyó en su carrera como beatle. Tampoco se puede negar que sus dos grandes himnos llegaron con el último disco de estudio que publicó el cuarteto de Liverpool: estamos hablando de Something y Here Comes The Sun. Sin embargo, hay una tercera canción que Harrison logró publicar como single antes del final de la banda. Se trata de Old Brown Shoe, sencillo que fue lanzado junto a The Ballad Of John & Yoko. Mucho tiempo después, el tema sería incluido en el Past Master Vol. 2. Es un rock n’ roll bien potente y eléctrico que se distingue del lado más sensible y melódico que ofrece en Something y Here Comes The Sun, la tríada con la que Harrison se despidió de Los Beatles.

21 – Something (1969)

Como decíamos anteriormente, su máxima obra llegó en el último disco de Los Beatles. Después de muchos años de esfuerzo y dedicación, George Harrison alcanzaba el prestigio como compositor que, hasta ese momento, era exclusivo de la dupla Lennon-McCartney. Tanto Paul como John elogiaron esta canción como una de las mejores que había escrito pero más allá del elogio de sus compañeros, Something tuvo la aprobación masiva y los merecidos reconocimientos por parte del público y la audiencia. Con ella, George finalmente logró conseguir el primer número uno en las listas norteamericanas, además se convirtió en la canción más versionada del grupo después de Yesterday y la BBC señaló que con esa composición, Harrison demostró que había tres grandes compositores en Los Beatles, entre otros reconocimientos con los que aún hoy la distinguen como una de las piezas musicales más bellas del siglo pasado.

22 – Here Comes The Sun (1969)

Mi composición favorita. George se despide con una guitarra suave y tierna de la que se desprenden dulces melodías reconfortantes. En los caóticos días del final, George fue a la casa de Eric Clapton a distenderse un poco, y en el patio de su casa pudo ver el sol – algo poco frecuente en la capital inglesa – y se sintió más aliviado: “It’s alright”. El gran reconocimiento a este clásico puede reflejarse actualmente en la plataforma de streaming Spotify ya que es, hasta el momento, la canción más reproducida de toda la discografía de los Fab Four. Como podemos ver, su última perla musical con Los Beatles, se mantiene más vigente que nunca.

 

PUEDE SEGUIR LA PLAYLIST EN SPOTIFY QUE ARME SI LES APETECE (?)

 

Diez discos dobles del Rock Nacional

La irrupción del servicio de streaming no solo está modificando completamente a la industria musical sino que también está afectando el modo en que escuchamos música. Las playlist y la reproducción automática están desplazando al formato físico del Compact Disc (CD) que ya comienza a ser un producto anacrónico y es posible que la idea del doble álbum probablemente desaparezca en un futuro no muy lejano. Es por eso que dedicamos este especial a diez emblemáticos discos dobles del Rock Nacional.

por @GFKArgentina

10 – Honestidad brutal (1999) – Andrés Calamaro

honestidadbrutal1999

El final de la década del ’90 nos encontraba con un prolífico Andrés Calamaro que lograba revitalizar su carrera solista y sumar una decena de clásicos indiscutidos a su repetorio. Sucesor de Alta Suciedad, su máxima obra solista de 1997,  Honestidad Brutal aparecía dos años más tarde como un ambicioso disco doble que daría inicio a una etapa superproductiva de Calamaro que se reflejaría en la siguiente publicación, el extravagante e innecesario quíntuple disco titulado El Salmón.

En ese sentido, Honestidad Brutal podría haber sido triple debido a su larga lista de 37 canciones, una por cada año que Calamaro tenía cuando grabó el disco. Con respecto a las canciones, hay mucho relleno, pero también aparecen grandes temas como La parte de adelante, Paloma, Te quiero Igual, Cuando te conocí y Clonazepan y circo. Hay guiños al tango – escribió Jugar con Fuego junto a Mariano Mores y versionó Naranjo en flor- al reggae e incluso a la cumbia. Además, invitó a sus ex compañeros de Los Abuelos de La Nada, a Pappo y a los Los Auténticos Decadentes. Después de escucharlo, la primera reflexión es que sería un discazo, si fuese un solo álbum. Casi que sobra uno de los CD’S pero igual tiene sus grandes momentos.

9 – Las crónicas del viento (2009) – Lisandro Aristimuño

lisandroaristimunocronicas

Casi en tono literario, Lisandro dividió su primer disco doble en dos capítulos bastante disimiles entre sí. El primero cuenta con una producción compleja de la que participa su banda “los azules turquesas”. Grabado en el Estudio Circo Beat, propone un viaje con el particular sello de Aristimuño.

El segundo capítulo, se concibe desde una mirada completamente diferente: aquí Lisandro se vuelve la única fuente de música y, atento a los raptos de inspiración, microfoneó todos los cuartos de una casa para que la musa no lo agarrara desprevenido. Solo cinco días bastaron para grabar el segundo capítulo de Las crónicas del viento.  Un doble disco que merece ser descubierto.

8 –  Hola & Chau (2001) – Los Fabulosos Cadillacs

hola-y-chao

Es el primer “en vivo” de la lista. Lógicamente, el disco doble era el formato perfecto para registrar aquellos grandes y memorables recitales de una banda. En este caso, y al igual que los UYI de GN’R, los discos fueron editados de forma separada pero responden al concepto de “disco doble”:  ambos se publicaron el mismo día y son el resultado de una serie de conciertos en Obras con los que Los Fabulosos Cadillacs, se despidieron momentáneamente tras de 15 años de carrera ininterrumpidos.

En el transcurso de las dos placas, se condensa el sonido en vivo de una de las bandas más importantes de los últimos tiempos, un repaso alegre por la vasta y exitosa obra musical que comprende grandes clásicos como Matador, Demasiada presión, Siguiendo la Luna y otra bocha de temazos. Parecía ser el punto final del grupo, pero por fortuna los cadillcas volvieron a reunirse.

7 – La Argentinidad Al Palo (2004) – Bersuit Vergarabat

bersuit

¿Cuándo hay que publicar un disco doble? El caso anterior nos dice que cuando diste un recital inolvidable y extenso vale la pena meterle un doblete y eternizarlo para siempre. La otra, es cuando te encontrás en la cumbre de tu carrera artística. Bajo ese contexto de prestigio y aprobación popular, Bersuit aprovechó para anotarse con un disco doble que también se presentó de forma separada y con un mes de diferencia. El primero se tituló La Argentinidad Al Palo (Se es) y el segundo La Argentinidad Al Palo (Lo que se es). Luego se terminó unificando en el disco doble que es.

Es un acertado retrato del momento del país, y del humor de una sociedad desesperada por agarrarse de lo único que nos había quedado tras el tsunami del 2001-02 : la argentinidad. Fue furor en aquellos años, justamente porque pudo captar perfectamente la imagen precisa de ese momento social que atravesamos.

6 – La Biblia (1971) – Vox Dei

Vox_Dei-La_Biblia-Frontal

Este disco doble ostenta ser pionero del Rock Nacional en varios aspectos . A saber: fue el primer disco doble,  primer disco conceptual y primer disco con influencia literaria en ser publicado. Por lo tanto, no caben dudas de que estamos ante una de las obras más importantes de nuestro rock.

Génesis, Moisés, Las Guerras y Profecías son los temas que integran el primer álbum, mientras que el segundo comprende las Libros Sapienciales, Cristo, Cristo (Muerte y Resurrección) y Apocalípsis. Mientras los supergrupos de rock progresivo iniciaban sus épicos relatos de dos o tres placas, Vox Dei se mantenía a la vanguardia publicando una joya magistral distintiva que perdura a nuestros días.

5 –  Pescado 2 (1973)  – Pescado Rabioso

Pescado Rabioso 2

Dos años más tarde de la publicación de La Biblia, Pescado Rabioso tomaría la misma senda – bajo el liderazgo de Luis Alberto Spinetta (LAS) – y presentaría su disco doble titulado simplemente Pescado 2. Pocos meses antes, el nuevo proyecto del flaco había debutado con Desatormentándonos y en ese breve lapso el elenco atravesaría su primera modificación en el bajo: sale Osvaldo Frascino y entra ni más ni menos que David Lebón.

Para la grabación de esta nueva placa, la influencia poética y filosófica de Arthur Rimbaud en Spinetta comienza a evidenciarse en sus nuevas composiciones, que detentan una perspectiva original y sobresaliente. Además, LAS había abandonado definitivamente el estilo Almendra para entregarse a una versión mucho más rockera y visceral. Los poetas franceses no solo habían impactado en su arte sino también las guitarras de Hendrix y Jimmy Page. Un disco versátil y completo, con momentos de rock progresivo, hard rock, blues y armonías que describen paisajes lisérgicos. Obligatorio para cualquiera que quiera entender qué es el Rock Nacional.

4 –  Spinetta y Los Socios del Desierto (1997) – Spinetta y Los Socios del Desierto

spinetasocios

El preciado legado de LAS es tan extenso y completo, que otro disco doble suyo merece su ingreso en este top ten.  Casi 25 años después de Pescado 2, Spinetta reformularía su carrera artística con un renovado power trío, cuyo distorsionado y poderoso sonido, mostraba lo lejos que se había parado de sus últimos años. Teñido de rubio y con cara de pocos amigos, el flaco se asociaría con Marcelo Torres en bajo y Daniel Wirzt en batería para demostrar por última vez que su música se rebela ante cualquier tipo de etiqueta.

El doble estaba listo para 1995 pero tras varios desencuentros con la discográfica finalmente fue publicado en 1997.  Desde Cheques hasta Jardín de Gente, pasando por Bosnia y Oh! Magnolia, este duplicado es una entrega de hermosas canciones en las que tres tipos una vez más vuelven a demostrar que el oxímoron “menos es más”, es totalmente cierto.

3 –  Yo no quiero volverme tan loco (2000) – Serú Girán

seru

Ni en No llores por mí Argentina ni en En vivo I y II – los discos en vivo editados por la banda hasta el 2000 – lograron transmitir la esencia de este enorme supergrupo como lo hizo la edición del disco doble Yo no quiero volverme tan loco que registra un recital de Serú Girán brindado en el Teatro Coliseo, el 26 de diciembre de 1981, poco antes de su separación.  Dicho show se enmarcó en un ciclo de tres recitales en el que muchos coinciden, fue la cumbre interpretativa del famoso cuarteto.

El concierto tardó casi 30 años en darse a conocer públicamente, siendo editado recién en el nuevo milenio. Superador de las dos placas en vivo anteriores, Yo no quiero volverme tan loco es el registro estéreo tomado directo de consola sin ninguna regrabación posterior. Su remasterización estuvo supervisada por Pedro Aznar y el arte de tapa dirigido por Charly García.  Este álbum doble es la instantánea del mejor momento de la banda más talentosa y majestuosa del Rock Nacional.

2 – El último concierto (1997) – Soda Stereo

soda

Al igual que en casos predecesores, este doble en vivo también se vendió por separado y es el registro de uno de los conciertos más importantes del Rock Nacional.  Ambos discos son el resultado de la gira latinoamericana en la que el trío más famoso de América Latina finalmente se despedía, finalizando una carrera meteórica que le valió la conquista de la gran mayoría de las audiencias latinoamericanas.

Si bien la banda volvió diez años después únicamente para tocar en vivo, causando que el título de este disco relativamente pierda el sentido, El último concierto A y El último concierto B  son los que ofrecieron un recorrido nostálgico para todos aquellos que siguieron a Soda desde el primer día. En aquella memorable despedida, Gustavo Cerati pronunció sus famosas palabras en las que hace alusión a esto: No solo no hubiéramos sido nada sin ustedes, sino con toda la gente que estuvo a nuestro alrededor desde el comienzo; algunos siguen hasta hoy. Gracias…. Totales.”

1 – Lobo suelto & Cordero atado (1993) – Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

redonditos

La elección de este primer puesto se basa, sobre todo, en reconocer al disco doble de estudio. El arduo y laborioso trabajo de editar un álbum doble, merece una distinción. La realidad es que los discos en vivo, tienen una lógica que lleva a que su registro se comprenda – por una cuestión de almacenamiento físico – en dos discos, pero la deliberada decisión de presentar dos placas con canciones frescas es una jugada arriesgada que debe ser más apreciada – que el vivo- cuando esa apuesta sale excelentemente bien.

El álbum doble se vendía por separado pero ambos se publicaron el mismo día: Lobo atado y Cordero suelto se presentaban como las dos caras de una misma moneda, recargados de simbología ricotera cristalizada por el arte de tapa de Rocambole. El grupo volvía con una nueva propuesta totalmente novedosa. Tras el éxito de La mosca y la sopa,  el Indio y Skay salieron en busca de un nuevo rumbo artístico, redefiniéndole un sonido totalmente innovador a sus canciones. Sin aceptar la comodidad de repetir la fórmula aceptada por la multitud en el disco anterior, los Redondos dedoblaron la apuesta: ambos álbumes sonaban como los Use Your Ilusion de Guns N’ Roses, desnudando la masterización Made in U.S.A. con la que Patricio Rey logró distinguirse totalmente de las demás propuestas del Rock Nacional. Aún hoy, pareciera que fueron grabados la semana pasada.

Plagado de clásicos, Lobo suelto & Cordero atado son dos discazos que muestran el avance de una banda que continuaba escribiendo las páginas más gloriosas de su historia.