Archivo de la etiqueta: Música

¿Qué te Zappa?

Por Matías Duer

Numerosas veces he intentado emprender esta escritura, todas insatisfactorias. Mi neurosis me impone el mandato de la perfección. Voy a patear el tablero y empezar de cero, a ver qué pasa.

Voy a hablar de uno de mis mayores ídolos: Frank Zappa. No pretendo centrar la atención en su música; para eso existen varias guías que tratan acerca del orden indicado para incursionar en la vastísima obra de este prolífico artista, y también disponemos de varios medios cibernéticos para poder escucharla. Tampoco me interesa analizar el lugar que ocupa en la cultura popular (principalmente estadounidense), donde frecuentemente es visto como un sujeto extravagante y polémico. Para citar al maestro: “I’m famous, but most people don’t even know what I do” (soy famoso, pero la mayoría de la gente ni siquiera sabe lo que hago). Casi todas las entrevistas se enfocan en estos aspectos. Zappa escuchó hasta el hartazgo a entrevistadores cortos de miras señalando lo curioso y sorprendente que es que exista un músico de rock con pelo largo que al mismo tiempo esté en contra del consumo de drogas.

Esa pregunta estúpida es uno de los indicadores de la incomodidad de la gente ante una figura tal. Es precisamente por este tipo de cuestiones por las que Zappa es mi ídolo; en mi opinión, su arte representa ideas que desafían el sentido común, tan acostumbrado a establecer oposiciones binarias rígidas. Si es un músico de rock, es un hippie que se droga. Cuando decimos, por ejemplo, diversión y trabajo duro, parece que estamos hablando de elementos incompatibles, mutuamente excluyentes.

Una de las películas más conocidas de Zappa, Baby Snakes, cubre una serie de recitales de Halloween en New York durante el año 1977. Incluye múltiples animaciones en stop-motion hechas con figuras de arcilla por Bruce Bickford, un genio demente que combatió en Vietnam. El film comienza con ‘lo que la gente no ve’, es decir, la enorme cantidad de esfuerzo que implica montar un show de semejantes características. Primero, se ve una pequeña parte de un ensayo, y luego se lo ve a Zappa observando en vivo el arduo trabajo de Bickford, quien se encuentra fotografiando las figuras de arcilla a medida que las va moviendo con una precisión milimétrica. El resultado es impresionante; justamente, lo que la gente ve. Helo aquí:

Como pueden ver, el video habla por sí solo. Decir que es una genialidad sería redundante. De este modo, cae la oposición entre trabajo duro y diversión. Se entiende que el primero es una condición para maximizar el segundo. Creo que es de vital importancia reivindicar esta relación, especialmente teniendo en cuenta el nefasto mensaje, tan instalado en nuestra sociedad, que repudia todo tipo de esfuerzo, y ordena perseguir un placer simple y crudo (el cual, a fuerza de repetición, termina por volverse monótono).

También encuentro en la obra de Zappa un encomiable mensaje de fondo: ser libres y disfrutar de la vida. No es muy complicado hallar rabiosas críticas a figuras de autoridad tales como los padres, la policía, la iglesia, o cualquier institución que imponga de manera dogmática un pensamiento cerrado y retrógrado. Uno de los discos que mejor ejemplifican esto es We’re only in it for the Money, en donde Zappa dice que la parte más horrible de tu cuerpo es tu mente. Esto tiene consecuencias: “All your children are poor unfortunate victims of systems beyond their control/A plague upon your ignorance and the grey despair of your ugly life/All your children are poor unfortunate victims of lies you believe/A plague upon your ignorance that keeps the young from the truth they deserve” (Todos sus hijos son pobres víctimas desafortunadas de sistemas más allá de su control/Una plaga basada en la ignorancia de ustedes y en la gris desesperación de su vida horrible/Todos sus hijos son pobres víctimas desafortunadas de mentiras que ustedes creen/Una plaga basada en la ignorancia de ustedes que mantiene a los jóvenes alejados de la verdad que ellos merecen). Recuerdo que la primera vez que escuché esa canción, no lo podía creer; había quedado deslumbrado por la genialidad. Está lleno de personas estúpidas, perezosas, cobardes, y egoístas, que tienen hijos y los crían irresponsablemente, engendrando injustamente aún más estupidez.

Sin embargo, al hablar de este disco, muchos prefieren mencionar su pícara tapa:

were_only_in_it_for_the_money

Este burlón guiño al Sgt. Pepper’s de los Beatles hizo que el disco de Zappa pasara a la fama como una crítica al incipiente movimiento contracultural de los hippies. Pero, como dije antes, una cosa no quita la otra. Uno puede repudiar en una canción a los policías que cagan a palos a los hippies, y al mismo tiempo bardear a los hippies por hacer un uso estúpido de su libertad. De hecho, Zappa lo hizo. No se trata de demonizar el consumo de drogas aduciendo alguna prohibición divina, sino de señalar que el discurso hippie de liberación social no es llevado a la práctica mediante estrategias efectivas, pensadas con seriedad. Nuevamente, la incomodidad de no poder reducirse a ninguno de los opuestos; ni la imposición institucional que inhibe el desarrollo de un pensamiento libre, ni la acción rebelde espontánea e irreflexiva que no lleva a ningún lado.

No es mi intención pintar a Zappa como una especie de líder revolucionario. Pero sí creo que es clara su intención de cambiar varios de los valores e ideas de la sociedad estadounidense. Y esto lo hizo -o lo intentó hacer- desde el ámbito artístico, por supuesto.

El ideal de una vida de placeres sofisticados y elevados, las exigencias de cuestionamiento constante que implica el pensamiento crítico, la exhortación a ser libres pero no imbéciles; todo eso hallo en la música y en las películas de Zappa. Se trata de la puesta en escena de piezas estéticas excelentes, sumamente ricas, que no pueden sino ser obra de un genio y talento increíbles.

Es en este sentido que decía que no iba a centrarme en la música o en los discos. Me interesaba más mencionar algunas de las razones por las cuales considero a Zappa uno de mis más grandes ídolos. No es simplemente que su música me provea un placer muy intenso (que, obviamente, lo hace), sino que también representa ideales con los que estoy de acuerdo, y según los cuales intento dirigir mi vida.

Anuncios

¿DE QUÉ SE TRATA? | PERDONADO (NIÑO CONDENADO) | INVISIBLE

por Gabriel F. Keena | @GFKArgentina

No se descubre nada nuevo al decir que Luis Alberto Spinetta (LAS) fue un compositor distintivo, dueño de una originalidad musical y poética que pocas veces se ve en el universo de la música popular. Sin embargo, desde sus inicios, las letras siempre provocaron diversas opiniones que van desde quienes las idolatran hasta aquellos que argumentan no entenderlas. Posiblemente el caso de la canción Perdonado (Niño Condenado) sea un buen ejemplo: una enigmática lírica que esconde una interesante reflexión.

En contadas ocasiones, LAS se prestó para hablar de sus composiciones que históricamente generaron una cierta polémica entre sus seguidores y detractores,  de la que Luis siempre se mantuvo al margen, apostando al lado polisémico de la vida (?) y dejando crecer múltiples interpretaciones sobre su vasta obra. Algo parecido sucede, a pesar de las diferencias estilísticas, con el Indio Solari y su narrativa, sin embargo, de vez en cuando, los autores suelen dar algunas pistas orientadoras.

Tal es el caso de Perdonado (Niño Condenado). Lo primero hay que aclarar es que este tema pertenece a Invisible – una de las tantas formaciones que el Flaco creó a lo largo de su carrera – que formó junto a Alberto “Machi” Rufino en bajo y Héctor “Pomo” Lorenzo en batería entre 1973 y 1977, aunque también deberíamos hacer mención al guitarrista Tomás Gubitsch que participó en el último álbum de la banda, El jardín de los presentes.

Justamente en el excelentísimo disco citado se encuentra Perdonado (Niño Condenado), anteúltima canción que dura más de 7 minutos, siendo la canción más larga de la placa y que se inicia con un misterioso riff, visceral y apesadumbrado en loop acompañado por una soberbia batería ejecutada por Pomo que da comienzo al prólogo instrumental antes de que la voz de Spinetta comience a cantar la criptica letra.

En el libro Martropía. Conversaciones con Spinetta de Juan Carlos Diez, el Flaco menciona la idea que disparó la letra de la canción en cuestión: “En Perdonado (Niño condenado) también hay un intento de comunicarse con los animales.

Perdonado en realidad está escrito para una perra que teníamos en la casa de mis viejos en Arribeños cuando ensayábamos con Invisible. Se llamaba Amapola, y había otra perrita más, Margarita. La Lila era la que teníamos en la época de Almendra, pero después se murió, y estaban Amapola y Margarita. Margarita fue la primera perra rata que existió en el mundo, después le creció pelo de elefante en el lomo.

Y Amapola era una perrita blanca totalmente dócil. No sé si los perros piensan pero a veces parece que se sentaran a pensar. Y Amapola tenía eso, parecía una persona. Entonces me puse a reflexionar y me di cuenta de que, en realidad, ella era un niño que había sido perdonado de ser humano. Porque estaba en ese lugar como si fuera un niño, sintiendo todo pero sin lo que representa la noción de angustia de existir cuando uno es adulto.

A la vez la letra dice niño condenado por el diablo de febrero. Claro, es un niño que fue condenado a no ser humano, como contrapartida tenía esa condena: pero Perdonado es porque fue perdonado de vivir como un hombre. Así, jugando, se me ocurre que estuve pensando alrededor de estas ideas cuando escribí la letra. Habla conmigo, viejo perro blanco, busca descanso con tu molinete…”, porque ¿viste cuando se hacen como un molinete al acostarse?”

En el blog NotasYConciertos también se hace mención al significado existencialista de la canción, citando otro reportaje en el que El Flaco sintetiza la idea: “Es la temática de Hermano Perro llevada a Invisible. Mirando a una perrita que tenía en casa, y que se llamaba Amapola, sentí que era casi un ser humano pero que ciertos designios la habían conminado a ser un can. Allí nació la idea de un niño condenado a ser perro por el diablo de febrero, pero a la vez perdonado. Perdonado de la angustia existencial de ser un humano o de ser un niño que pide limosna bajo la lluvia”.

Le dejamos la letra completa y la canción para que puedan deleitarse con esta obra maestra de 1976.

PERDONADO (NIÑO CONDENADO)

Habla conmigo,
viejo perro blanco,
habla conmigo,
ladra tu quebranto…
cuando quieras,
olvidarlo…
tu quebranto…

Habla conmigo,
perro de la lluvia…
habla conmigo,
solo tú conoces,
la vendimia…
de la calle…

¡La delicia!
¡La delicia!

Habla conmigo,
viejo perro blanco,
busca descanso,
con tu molinete,
que los amos,
no descansan…
ya no existen…

Habla conmigo,
perro de la lluvia,
habla conmigo,
niño condenado,
por el diablo de febrero…

¡Perdonado!
¡Perdonado!
¡Perdonado!

FUENTES DE CONSULTA:

  • Martropía. Conversaciones con Spinetta. Juan Carlos Diez
  • Mundo spinettano: http://mundospinettiano.blogspot.com.ar/2012/05/
  • Notas y conciertos: http://notasyconciertos.blogspot.com.ar/2010/07/perdonado-nino-condenado.html

Entrevista a un ídolo

por @GFKArgentina

El viernes pasado en el Teatro ND Ateneo, los ex integrantes de Morphine se presentaron junto al músico Jeremy Lions bajo el nombre de Vapors Of Morphine y protagonizaron un recital inolvidable tanto para ellos como para nosotros. Por suerte, un rato antes del show pude conocer y entrevistar a un verdadero ídolo: Dana Colley, el mítico saxofonista y fiel representante del legado musical que nos dejó junto a Mark Sandman, Jerome Deupree y Bill Conway.

Todos los que me conocen, saben que soy un militante de Morphine y que les he intentado inocular mi fanatismo musical por la banda. Con algunos – no son pocos- lo logré y con otros no tuve tanto éxito. Aquellos con los que comparto este nuevo vínculo musical, automáticamente me preguntaron cómo había hecho cuando les conté que pude entrevistar al legendario Dana Colley, ya que no pertenezco a ningún medio masivo nacional y las chances de poder llegar a entrevistar a músicos extranjeros es casi nula. Sin embargo, con Dana fue todo muy simple y humano.

Todo comenzó cuando me enteré que Vapors Of Morphine – la banda que conforman él junto a otro ex Morphine como Jerome Dupree y el músico Jeremy Lions (sí, el encargado de reemplazar a Sandman) – venía nuevamente a Buenos Aires. En esa misma publicación, además de promocionar el show, estaba etiquetado Dana. Cuando hice click sobre su nombre, pensé en encontrarme con una fanpage institucional típica de los músicos, pero para mí grata sorpresa, era la puerta a su cuenta personal. Sin dudarlo, le mandé la solicitud que devolvió instantáneamente con un aprobado. Empecé a chusmear un poco sus publicaciones pero ahí quedó el asunto.

VAPORS-OF-MORPHINE_destacada

Unos días antes del recital, mi adormecido instinto periodista empezó a despertar. Mientras leía un libro de Osvaldo Soriano (creo que sus crónicas periodísticas me motivaron) sentí la necesidad y el impulso de, al menos, intentar arreglar una entrevista con él. Solo debía escribirle un mensaje directo. Un “enviar” era lo único que me distanciaba de Dana.

Lo hice, y al igual que con la solicitud, respondió al instante, diciéndome que podíamos combinarla para el viernes, durante la prueba de sonido. Lógicamente, me costó creerlo pero pasada la emoción del contacto digital, empezó a crecer cierto escepticismo que me hizo bajar a tierra. Ser más cauteloso. Esperar hasta el viernes y que sea lo que Dios quiera.

A las 19. Dos horas antes del recital, yo tenía que estar haciéndole una nota a Dana. “Si claro” pensaba mientras me acercaba al teatro temiendo que alguno de la organización me bajara el pulgar e impidiera poder encontrarme con el legendario saxofonista de Morphine. Llegué, retiré la entrada y les dije que tenía apuntada una entrevista con Dana Colley. Me hicieron esperar unos minutos hasta que vino un tipo y me dijo “¿Vos venís a hacer la nota?, Pasa”.  El ingreso hacia el camarín fue una montaña rusa de felicidad y goce que jamás voy a poder describir. Ahí estaba Dana tomando un té, estrechándome la mano, con una calidez hogareña. “¿Querés tomar algo?, servite lo que quieras”. Había una mesa repleta de morfi: picada, frutadas cortadas en trozos, agua, birra, barrita de cereales y bocha de cosas más.

entrevista a Dana 2

A unos metros estaba Jerome Deupree, quejándose de que este 9 de noviembre le harían sesenta tirones de orejas (N de autor: Originalmente en la nota decía que cumplía setenta. El propio Jerome se encargó de tuitearme para aclararme que era viejo pero NO TAN viejo). Mientras lo saludaba, Dana me dijo que tenían que ensayar unos temas más y que por favor lo esperara unos minutos. No problem, le dije.

Mientras los esperaba, escuchaba los ensayos de You Like Like Rain, Cure For Pain y otros clásicos más que me inducían a un estado de ensueño. La morfina había hecho efecto. Después de algunos temas más que repasaron, Dana volvió listo para ser entrevistado. Antes de arrancar el reportaje, me dijo “disculpa por hacerte esperar”.

De ahí en adelante, lo que van a leer ahora:

  • Llegaron el miércoles, ¿cómo fue el itinerario de esta nueva visita a la Argentina?
  • Llegamos a Buenos Aires el miércoles e hicimos el workshop en el Instituto Tamaba y asistimos a la presentación del documental sobre Morphine “Journey Of Dreams”. El jueves viajamos muy temprano a Córdoba donde hicimos un show en Casa Babylon y hoy nuevamente muy temprano volvimos – su subconsciente lo traiciona y primero dice “a casa” – a Buenos Aires, que se siente como estar en casa.
  • ¿Cómo están siendo tratados?
  • La estamos pasando genial. La gente es muy amable y realmente nos hacen sentir como si fuera nuestra casa. Aman la música, conocen lo que hacemos, se acuerdan de la banda. Creo que tenemos una relación muy especial.
  • ¿Les sucede en otros los lugares a los que van a tocar?
  • No para nada. En Estados Unidos tocamos todos los sábados en un pequeño bar para poca gente. No somos famosos ni le interesamos a la mayoría aunque sí tenemos un pequeño grupo de seguidores. No solemos hacer shows en lugares como este en los Estados Unidos sino más bien en recintos más chicos.
  • Viniste por primera vez a Buenos Aires con Morphine en 1997 ¿Qué recuerdos tenes de aquella visita?
  • Tengo recuerdos borrosos. Fue hace muchos años y estuvimos muy poco tiempo. Recuerdo haberme sorprendido por la arquitectura de Buenos Aires que me remitió a París y al mismo tiempo me pareció una ciudad cosmopolita como Nueva York.
Morphine entrada 97
Entrada de Morphine de su primera visita en 1997. Tocaron en Dr.Jekyll. Extraído del Facebook de Seiko Olaf Lebreton

 

  • ¿Crees que el legado de Morphine está siendo re descubierto por las nuevas generaciones?
  • Creo que en este país está sucediendo eso y en algunos lugares de Europa. En Estados Unidos solo un poco . Creo que estas nuevas generaciones interesadas en la música suelen mirar hacia el pasado y ver qué es lo que hubo antes. Demuestran interés en la historia de la música y creo que estamos listos para ser redescubiertos. Eso nos alegra mucho y lo apreciamos.
  • ¿Cuál es tu álbum favorito de Morphine?
  • En mi opinión creo que Cure For Pain es nuestra obra maestra. Creo que es el más fuerte entre todos los discos.

CURE-FOR-PAIN 2.jpg

  • Vapors Of Morphine emergió en 2009 – en aquel momento bajo el nombre The Ever Expanding Elastic Waste Band – para la conmemoración de los 10 años de la muerte de Mark Sandman durante el show en la localidad de Palestrina en Italia: ¿Qué pasó en esa década?
  • Desde el 99 hasta 2009, Billy Conway, yo, Jerome Deupree y otros amigos de Mark o músicos que solían tocar también con él formamos la Orchestra Morphine de nueve integrantes. Durante el 2000 hicimos una gira por los Estados Unidos en la que tocábamos las canciones de Morphine e incluimos algunas composiciones de otras bandas en las que Mark participó. Después girar durante todo un año, al ser muchos integrantes y lo que implica poder sincronizar los tiempos, cada uno encaró nuevos proyectos o se enfocó en asuntos particulares. En mi caso, continué trabajando con Billy Conway y Laurie Sargent con la banda Twinemen. Sacamos 3 discos. Fue un proyecto en el que nos despegamos un poco de Morphine para volver al proceso compositivo de cada uno. Tratar de innovar en algo nuevo, totalmente original. Estoy muy orgulloso de esos trabajos pero muy difícil poder proyectar esa banda internacionalmente. En 2008 formé una banda con Monique Ortiz llamada A.K.A.C.O.D con la que también un grabé un disco. Ese mismo año fue la crisis económica en Estados Unidos, fue un tiempo muy difícil para los músicos y sobre todo para encarar un nuevo emprendimiento . En 2009, los organizadores de Palestrina nos invitaron para conmemorar los 10 años de la muerte de Mark. Ya habíamos ido con la Orchesta Morphine al año siguiente, pero para esta ocasión tenía ganas de que la alineación sea nuevamente un trío que se pareciera más al Morphine original. Billy estaba ocupado y Jerome estaba disponible, y a su vez estaba trabajado con Jeremy Lions, quien se había mudado a Boston después del desastre de Katrina en New Orleans bajo la presidencia de George Bush quien no hizo nada por las víctimas  – fueron abandonados y nadie los ayudó – . Cuando conocimos a Jeremy se generó una muy buena relación y me pareció que él podría ser el tercer integrante. Por suerte no tuvo problemas en sumarse y aprender las canciones de la banda.
Orchestra Morphine, una de las diversas bandas que Dana integró post Sandman
Orchestra Morphine, una de las diversas bandas que Dana integró post Sandman

 

  • La banda publicó dos álbumes desde su creación, el primero titulado “Low in stock” y el segundo, mucho más reciente, denominado “A new low”. Ambos tienen nuevas versiones de las canciones de Morphine así como covers de otras bandas o artistas. ¿Qué ofrecen estas nuevas interpretaciones a diferencia de las originales?
  • Eso proviene de los shows en vivo donde nos nutrimos de distintas fuentes: las influencias de Jeremy como por ejemplo el delta blues. Todo lo que tocamos es reinterpretado por lo que estamos sintiendo en ese momento: puede ser una canción de Mophine o del delta blues, del oeste africano o de Brian Eno. Cualquier cosa que toquemos y sentimos que funciona, tiene su propia vida como para ser incluida en un álbum.
  • ¿Cómo descubriste el saxo barítono?
  • Como cualquier niño, me atraían los instrumentos atípicos, comencé con el clarinete y después descubrí el saxofón cuando escuché la canción de la Pantera Rosa de Henry Mancini. Me pareció muy groovy. A su vez, siempre quise que el saxo tuviese un lugar más preponderante, como la guitarra y no solo ser un instrumento de fondo. Y creo que el saxo barítono puede ocupar ese lugar.
Dana Colley saxo
Fuente: Eduardo Cesario/ RockImagery
  • Por lo que pude ver en tu Facebook estás siguiendo atentamente el proceso electoral que se está llevando a cabo en tu país. ¿Apoyas a alguno de los candidatos?
  • Voté por Bernie Sanders en las elecciones. Siempre voté a los demócratas. Nunca vi algo en el lado republicano que tuviera sentido para mí. Lo que está pasando ahora es algo que jamás pensé imaginar que pudiera ocurrir. Cuando Ronald Reagan se presentó, en aquel momento pensaba “es un actor, ¿nadie más lo está viendo?, ¿Quién puede votar por él?” Bueno, claramente estaba equivocado. Lo mismo me pasó con George W. Bush y ahora con Trump: al principio decís no hay chance, nunca, nunca, nunca, pero mirás a los otros candidatos republicanos y surge la pregunta: ¿contra quiénes compite?, ¿Ted Cruz?, Mark Rubio? Son todos unos ridículos.
  • ¿Crees que Trump tiene alguna chance?
  • Tengo esperanzas de que no. Tampoco soy seguidor de Hillary Clinton. No me siento atraído por su propuesta. Me interesa mucho más lo que Bernie Sanders tiene para decir.
  • Cuando escucho la canción “Test Tube Baby/Shoot’em Down” (“Good”/1992) en la que Mark irónicamente canta “Derriben a Panamá, derriben a Colombia, derriben a México” se me viene Trump a la cabeza.
  • Trump es un racista y misógino. Bueno es que es lo mismo que estaba sucediendo durante la presidencia de Bush padre (dicha canción es de 1992). Es difícil de creer que exista ese tipo de pensamiento. Me gusta Obama, vote por él. Creo que es un político razonable pero, de todos modos, son todos políticos a los que los mandan a hacer un trabajo que yo no querría hacer. ¿Quién es el mejor para hacerlo? No lo sé, pero creo que Trump no es bueno para Estados Unidos ni para el mundo. Es un idiota. Es un idiota peligroso.
  • ¿Qué música estás escuchando por estos días?
  • Escucho muchas cosas distintas. Me muevo del rock al jazz, del blues a la música clásica, pasando por el género experimental. Escucho mucho material que vengo siguiendo desde hace tiempo como John Coltrane, Jimi Hendrix, Muddy Waters, cosas viejas del blues, cosas de Charly García también.
  • ¿En serio, Charly García?
  • Si, desearía poder comprender mejor sus letras,  me han dicho que sus canciones tienen un mensaje fuerte.

dana