Archivo de la etiqueta: Argentina

BEAUTIFUL DAY – 10/10

Por Gabriel F. Keena | @GFKArgentina

Más de 50 mil personas presenciaron un recital que quedará en el recuerdo: la agónica clasificación de la Selección Argentina gracias a Lionel Messi – que se transmitió por la pantalla gigante del Estadio Único de La Plata – fue la antesala perfecta para que el show de U2 se convirtiera en una fiesta inolvidable. Crónica de un día hermoso.

Quizás suene un poco exagerado pero la previa de este recital comenzó ni bien terminó el partido Argentina con Perú en la Bombonera. El dramático empate en cero puso en jaque la clasificación del seleccionado a Rusia 2018 y obligaba a los dirigidos por Sampaoli a ganar en la altura de Ecuador en la última fecha, con la radio en la oreja escuchando partidos ajenos. Ante ese escenario, el “universo futbolero” que sacó la entrada para ver a la banda irlandesa cayó en la desesperación cuando chequeó que el horario del show coincidía con ese – ahora decisivo – partido de la albiceleste.

Yo formaba parte de ese “universo futbolero” que se enfrentaba a semejante dilema. Por suerte, no era el único. En las redes sociales empezaron a florecer mensajes de personas vendiendo su entrada al costo, mientras otros puteaban a la selección por no haber clasificado antes mientras reflexionaba sobre el sinsentido de estar viendo un show de rock con auriculares puestos escuchando un partido de fútbol. Traté de autoconvercerme y restarle importancia a la clasificación pero mi deseo irracional se impuso siempre.

Por suerte el martes a la mañana – el día del show y del partido – una noticia francamente inesperada destrabó la disyuntiva: U2 había decidido dilatar su show para que el público no se pierda el partido en el Estadio Único de La Plata. De repente, Bono arriesgaba el éxito del concierto y se ponía en la misma situación que el inefable gerente de Noblex. Como suelen decir en los claustros académicos, la situación era “plata o mierda”.

No deposité demasiadas expectativas en el show: fui a ver a U2 en 2006 en el marco de la Vertigo World Tour y no hay dudas que junto a los Stones y Coldplay son capaces de exhibir un despliegue escénico imponente. El problema era que para que eso sea nuevamente una fiesta, dependíamos de once tipos que no hacían un gol desde marzo.

Cuando llegué al estadio me dispuse en uno de los laterales del campo, un poco más adelante de la torre de control, estratégicamente bien ubicado para ver el partido pero no así para posteriormente observar el concierto. El tiempo no acompañaba: hacía frío y lloviznaba.

Al rato empezó el show de Noel Gallagher’s High Flying Birds, banda que el ex líder de Oasis formó en 2011 después de pelearse por enésima vez con su hermano Liam. La realidad es que el rol de telonero claramente le queda chico. El Gallagher bueno salió al escenario con sus temas solistas y en pocos minutos congregó a la muchedumbre dispersa, sobre todo cuando encaró Champagne Supernova, Little By Little y el clásico indeleble Don’t Look Back In Anger con el que se retiró. Antes de irse, no dejó de confesar su afecto hacia el público argentino que lo aplaudió largamente.

20.30, la hora de la verdad. La pantalla del escenario comenzó a proyectar las imágenes desde Ecuador. La selección se jugaba su último tiro. El estadio, que ya para esa hora estaba prácticamente repleto y enmudeció cuando Ecuador hizo el gol (automáticamente pensé en los gestos de Bono, Messi y el gerente de Noblex). Yo, por mi parte, sentía que me habían asestado un mazazo en la cabeza y temía un ataque de epilepsia: “esta noche se va todo al carajo”, pensé. Por suerte, existe un pibe llamado Lionel Andrés Messi, encargado de salvar a la Argentina y convertir los tres goles que nos depositan directo en Rusia. Como en el Camp Nou, la gente se rendía en alabanzas cuando la pantalla enfocaba al astro rosarino. La euforia de la multitud se hizo mayor con la frutilla del postre: Chile se quedaba afuera del Mundial.

Mientras terminaba de comprobar la eliminación del equipo trasandino, las luces del estadio se apagaron, la pantalla desaparecía y de fondo comenzó a escucharse la batería inconfudible de Larry Mullen Jr. Era Sunday Bloody Sunday y U2 sabía que Messi había dejado al público listo para desahogarse. Los cuatro se ubicaron en el mini escenario dispuesto en el centro del campo. El público vociferante siguió prendido con New Years Days, Bad (con un enganchado Heroes de Bowie) y Pride (In The Name Of). Los irlandeses desplegaron todo su arsenal de clásicos ochentosos previos a ese descomunal álbum que es The Joshua Tree, publicado en 1987, motivo por el cual se organizó esta nueva gira mundial por el trigésimo aniversario.

Después de esos frenéticos 15 minutos, Bono tomó el micrófono y habló en nombre de todos cuando dijo: “Gracias Lionel Messi”. Recién ahí, la multitud se calmó un poco, pero el relajo duró hasta que The Edge – ese grandioso guitarrista que nunca hace una de más pero es dueño de un estilo único – comenzó el mítico riff de Where The Streets Have No Name, clásico que abre el disco homenajeado. De fondo, una pantalla gigantesca volvió a encenderse para proyectar imágenes con una calidad superlativa.

Con la segunda canción uno confirma por qué The Joshua Tree es un disco obligatorio siendo lo mejor de 1987, junto al Appetite For Destruction de los Guns N’ Roses. Suena Still Haven’t Found What I’m Looking For y le sigue With Or Without You. The Joshua Tree es en sí mismo un Greatest Hits, pero además de su excelencia musical, y esa formidable capacidad para generar clásicos universales, también es un testimonio humanitario con el que Bono decidió lanzar un comprometido perfil político mundial, muy distinto a la figura clásica de rockstar consagrado, con el que se ganó un reconocimiento internacional así como también numerosas críticas.

Poder escuchar temas como Running To Stand Still, Bullet The Blue Sky o Red Hill Mining Town que habitualmente quedan fuera de la lista de “clásicos” es lo más interesante de revisar discos clásicos, porque realmente son hermosas canciones que no suelen ser incluidas en los shows en vivo, eclipsadas por los numerosos himnos que ostenta la banda.

Créditos: Soledad Aznarez – La Nación

El disco cierra con Mothers Of The Dissapeared (Madres de los desaparecidos) que originalmente hacía alusión a un grupo de madres de El Salvador quienes se inspiraron en las Madres de Plaza de Mayo, por lo tanto Bono las invitó a subir al escenario cuando tocaron por primera vez en nuestro país, en mayo de 1998. Aquel reconocimiento fue tremendamente conmovedor. Quizá esta ocasión era una buena oportunidad para repetirlo, sin embargo el grupo solo decidió hacer mención a todos aquellos que luchan por los derechos humanos en todas partes del mundo. Igualmente, el guiño a las Madres de Plaza de Mayo llegaría más tarde.

Créditos: Soledad Aznarez – La Nación

La banda se retiró con la famosa proclama “el pueblo vencerá” pero la retirada duro apenas unos minutos, tras la ovación que los reclamaba. Comenzó el encore bien arriba para ir cerrando la noche: Beautiful Day, Elevation y Vertigo, una atrás de la otra, volvieron a encender la noche con un pogo constante de felicidad. En ese momento de algarabía, nuevamente recordé los tres goles de Messi y agradecí al diez por esta fiesta.

El recital cerró con You’re The Best Thing About Me, Ultraviolet (Light My Way) dedicada a las mujeres y principalmente a su lucha contra la opresión machista que sufren diariamente, reconocimiento que se reflejó en la pantalla donde se proyectaron personalidades icónicas como Eva Perón, Mercedes Sosa, Susana Trimarco, María Elena Walsh, el movimiento NI UNA MENOS y Madres de Plaza de Mayo así como también otras figuras internacionales.

La banda se despidió lógicamente con One que fue coreada por todo el estadio Único de La Plata mientras emergía un gigantesco sol para después formar la bandera argentina que quedó proyectada hasta el final.

Así terminaba un largo y hermoso día que difícilmente sea olvidado por quienes allí estuvieron. Ojalá lo hayan disfrutado tanto como yo.

 

ULTRAVIOLET – U2 – ESTADIO ÚNICO DE LA PLATA

WHERE THE STREETS HAVE NO NAME – U2 – ESTADIO ÚNICO DE LA PLATA

BEAUTIFUL DAY – U2 – ESTADIO ÚNICO DE LA PLATA

LISTA DE TEMAS

 

Sunday Bloody Sunday

New Year’s Days

Bad

(with “Heroes” snippet)

Pride (In the Name of Love)

Where the Streets Have No Name

I Still Haven’t Found What I’m Looking For

(with “Stand By Me” snippet)

With or Without You

Bullet the Blue Sky

(with “America from the West Side Story” snippet)

Running to Stand Still

Red Hill Mining Town

In God’s Country

Trip Through Your Wires

One Tree Hil

Exit

(with “Wise Blood and “Eeny… more )

Mothers of the Disappeared

(with “El Pueblo Vencera” snippet)

Encore:

Beautiful Day

Elevation

Vertigo

Encore 2:

You’re the Best Thing About Me

Ultraviolet (Light My Way)

One

Anuncios

#SICARIOSDELROCK | SWEET CHILD O’MINE POR ULISES BUENO

Exactamente un mes después de cumplir los 27 años, la maldición que sufrieron otras estrellas internacionales – ver el Club de los 27 –  recayó también sobre Rodrigo Bueno, el famoso cantante cuartetero que murió en un accidente automovilístico, mientras gozaba como nadie en nuestro país de la aprobación popular. Su repentina muerte enlutó a los miles de jóvenes que lo entronizaron casi como a un santo patrono de la música popular.Su ausencia en el circuito bailantero nunca se terminó de cubrir, y a más de 15 años de su muerte, sus canciones siguen sonando en boliches, fiestas y casamientos.

Sin embargo, su hermano menor, el joven Ulises Bueno intentó tiempo después de su muerte tratar de mantener su vivo su legado a través de su lazo sanguíneo, tratando de replicar la valiosa herencia que le legó su hermano. Pero a Ulises nadie lo registraba y la fama le fue esquiva durante varios años hasta que el año pasado la pegó con la canción “Intento” para finalmente conseguir un poco de crédito propio.

Su exitoso presente despertó el interés de la producción de Showmatch quienes decidieron incluirlo en la presentación del primer programa que se materializó ayer en la pantalla de Canal 13. Llamativamente no cantó ninguna canción suya, ni tampoco homenajeó a su hermano sino que se decidió a masacrar públicamente para millones de espectadores el clásico de los Guns N’ Roses, Sweet Child O’Mine. Esto es lo que sucede cuando a un cara de piedra le ofrecen fama, un micrófono y una versión mal traducida al castellano:

¿DE QUÉ SE TRATA? | PERDONADO (NIÑO CONDENADO) | INVISIBLE

por Gabriel F. Keena | @GFKArgentina

No se descubre nada nuevo al decir que Luis Alberto Spinetta (LAS) fue un compositor distintivo, dueño de una originalidad musical y poética que pocas veces se ve en el universo de la música popular. Sin embargo, desde sus inicios, las letras siempre provocaron diversas opiniones que van desde quienes las idolatran hasta aquellos que argumentan no entenderlas. Posiblemente el caso de la canción Perdonado (Niño Condenado) sea un buen ejemplo: una enigmática lírica que esconde una interesante reflexión.

En contadas ocasiones, LAS se prestó para hablar de sus composiciones que históricamente generaron una cierta polémica entre sus seguidores y detractores,  de la que Luis siempre se mantuvo al margen, apostando al lado polisémico de la vida (?) y dejando crecer múltiples interpretaciones sobre su vasta obra. Algo parecido sucede, a pesar de las diferencias estilísticas, con el Indio Solari y su narrativa, sin embargo, de vez en cuando, los autores suelen dar algunas pistas orientadoras.

Tal es el caso de Perdonado (Niño Condenado). Lo primero hay que aclarar es que este tema pertenece a Invisible – una de las tantas formaciones que el Flaco creó a lo largo de su carrera – que formó junto a Alberto “Machi” Rufino en bajo y Héctor “Pomo” Lorenzo en batería entre 1973 y 1977, aunque también deberíamos hacer mención al guitarrista Tomás Gubitsch que participó en el último álbum de la banda, El jardín de los presentes.

Justamente en el excelentísimo disco citado se encuentra Perdonado (Niño Condenado), anteúltima canción que dura más de 7 minutos, siendo la canción más larga de la placa y que se inicia con un misterioso riff, visceral y apesadumbrado en loop acompañado por una soberbia batería ejecutada por Pomo que da comienzo al prólogo instrumental antes de que la voz de Spinetta comience a cantar la criptica letra.

En el libro Martropía. Conversaciones con Spinetta de Juan Carlos Diez, el Flaco menciona la idea que disparó la letra de la canción en cuestión: “En Perdonado (Niño condenado) también hay un intento de comunicarse con los animales.

Perdonado en realidad está escrito para una perra que teníamos en la casa de mis viejos en Arribeños cuando ensayábamos con Invisible. Se llamaba Amapola, y había otra perrita más, Margarita. La Lila era la que teníamos en la época de Almendra, pero después se murió, y estaban Amapola y Margarita. Margarita fue la primera perra rata que existió en el mundo, después le creció pelo de elefante en el lomo.

Y Amapola era una perrita blanca totalmente dócil. No sé si los perros piensan pero a veces parece que se sentaran a pensar. Y Amapola tenía eso, parecía una persona. Entonces me puse a reflexionar y me di cuenta de que, en realidad, ella era un niño que había sido perdonado de ser humano. Porque estaba en ese lugar como si fuera un niño, sintiendo todo pero sin lo que representa la noción de angustia de existir cuando uno es adulto.

A la vez la letra dice niño condenado por el diablo de febrero. Claro, es un niño que fue condenado a no ser humano, como contrapartida tenía esa condena: pero Perdonado es porque fue perdonado de vivir como un hombre. Así, jugando, se me ocurre que estuve pensando alrededor de estas ideas cuando escribí la letra. Habla conmigo, viejo perro blanco, busca descanso con tu molinete…”, porque ¿viste cuando se hacen como un molinete al acostarse?”

En el blog NotasYConciertos también se hace mención al significado existencialista de la canción, citando otro reportaje en el que El Flaco sintetiza la idea: “Es la temática de Hermano Perro llevada a Invisible. Mirando a una perrita que tenía en casa, y que se llamaba Amapola, sentí que era casi un ser humano pero que ciertos designios la habían conminado a ser un can. Allí nació la idea de un niño condenado a ser perro por el diablo de febrero, pero a la vez perdonado. Perdonado de la angustia existencial de ser un humano o de ser un niño que pide limosna bajo la lluvia”.

Le dejamos la letra completa y la canción para que puedan deleitarse con esta obra maestra de 1976.

PERDONADO (NIÑO CONDENADO)

Habla conmigo,
viejo perro blanco,
habla conmigo,
ladra tu quebranto…
cuando quieras,
olvidarlo…
tu quebranto…

Habla conmigo,
perro de la lluvia…
habla conmigo,
solo tú conoces,
la vendimia…
de la calle…

¡La delicia!
¡La delicia!

Habla conmigo,
viejo perro blanco,
busca descanso,
con tu molinete,
que los amos,
no descansan…
ya no existen…

Habla conmigo,
perro de la lluvia,
habla conmigo,
niño condenado,
por el diablo de febrero…

¡Perdonado!
¡Perdonado!
¡Perdonado!

FUENTES DE CONSULTA:

  • Martropía. Conversaciones con Spinetta. Juan Carlos Diez
  • Mundo spinettano: http://mundospinettiano.blogspot.com.ar/2012/05/
  • Notas y conciertos: http://notasyconciertos.blogspot.com.ar/2010/07/perdonado-nino-condenado.html