Archivo de la etiqueta: Abbey Road

Las 22 composiciones de Harrison en Los Beatles

por @GFKArgentina | Gabriel F. Keena

Decidí armar un recopilatorio con todas las canciones que compuso George Harrison como beatle, quien durante la beatlemania fue definido como el beatle “callado” o “silencioso” pero con el transcurrir de los años, el bueno de George dejó bien en claro que tenía mucho para aportar.

Su calidad compositiva fue en total in crescendo al punto en el que llegó a igualar el nivel de las creaciones de Lennon y McCartney quienes siempre habían llevado la delantera, antes de que los Fab Four finalmente se separaran.

De hecho, Harrison se dio el gusto de meter un N°1 con el clásico “Something” e incluso escuchar a Frank Sinatra decir  “Something es mi canción favorita de Lennon-McCartney”.

En fin,  la idea es reivindicar el preciada herencia que George Harrison dejó durante su participación en Los Beatles, que siempre estará injustamente eclipsada por el coliderazgo que John Lennon y Paul McCartney detentaron en el grupo. Aclaración: no se incluyen los covers que él cantaba, sobre todo en los primeros discos, sino sus propias composiciones. Ahora sí, a disfrutar:

1 – Don’t Bother Me (1963)

Fue su primera composición para un álbum de Los Beatles y es un temazo. Se incluyó en el disco With The Beatles de 1963. Su incipiente estilo empezaba a asomar presentando una letra mucho más hosca y contrapuesta con las loas al amor que acostumbraban los Fab Four por aquellos años. Fue versionada por el gran Luis Alberto Spinetta en el disco Obras en Vivo de 2002.

2 – I Need You (1965)

Dos años debieron pasar para que Harrison volvería a aparecer en los créditos con dos canciones de su autoría para el álbum Help!. Desde aquí en adelante dejaría de cantar covers para empezar el laborioso desafío de colarse en el tracklist gobernado por John y Paul.  I Need You es su primer aporte romántico y melancólico inspirado, a la sazón, de su flamante novia Pattie Boyd, a quien conoció durante la filmación de la película A Hard Day’s Night. Musicalmente se caracteriza por el nostálgico delay de la viola, recurso novedoso y distintivo con el que demostraba por qué era el guitarrista principal de la banda.

 3 – You Like Me Too Much (1965)

Es la segunda composición suya en Help! y posiblemente sea una de sus canciones más flojas. Son sus primeros pasos como compositor y lógicamente Lennon y McCartney estaban varios niveles más arriba. Nuevamente exhibe una canción amorosa, tratando de nutrirse de su nueva relación, pero sin demasiadas ideas. De todos modos, la melodía y arreglos son más que acertados y no desentona con el resto de este brillante álbum.

4 – Think For Yourself (1965)

Después de un aporte discreto en Help!, Harrison se toma revancha con Rubber Soul y empieza a dar muestras de su enorme capacidad como compositor. Con este tema, George inaugura su ciclo más virtuoso que iría superando en cada álbum. Think For Yourself, cuya letra nos presenta a un letrista más parecido al de Don’t Bother Me que al de las dulces palabras de amor que canta en Help!. La traducción es “Piensa por ti mismo” y allí se dispone a ponerle los puntos al que venga a venderle espejitos de colores: “hace lo que tengas ganas de hacer, y andá a donde quieras ir, pensa por ti mismo, porque yo no voy a estar ahí con vos”. El George filoso empieza a asomar.

 5 – If I Needed Someone (1965)

Sin dudas, uno de mis temas favoritos de George y de ese hermoso disco que es Rubber Soul. Siempre me pareció que la intro daba para poguearla. Una brillante y armoniosa melodía acompaña a una letra sincera “si necesitara alguien para amar, vos serías la única en la que estaría pensando”. Eclipsado un poco por gemas como “Something” o “While My Guitar Gently Weeps” este temazo merece estar en la cabeza de todos.

6 – Taxman (1966)

La influencia de George comienza a dar sus frutos y se escucha, por ejemplo, en la incursión del sitar en el sonido de la banda, pero más aún en el listado de canciones. En Revolver, ya no son dos, sino tres las canciones suyas y encima una de sus mejores creaciones es la encargada de abrir el emblemático disco. Tan solo tres años habían pasado de su iniciadora Don’t Bother Me y ya escribía clásicos como Taxman. Además de la vanguardia rockera que propone en lo musical, es una de las pocas canciones en que Los Beatles atacan directamente al gobierno británico . La presión burocrática y los astronómicos impuestos confiscatorios que debían pagar llevaron a que George escribiera esta valiente letra contra el “hombre de los impuestos”. Taxman se lleva el mérito de ser la única canción que abre un disco beatle sin pertenecer a la firma Lennon/McCartney.

7 – Love You To (1966)

Todos sabemos de la suprema importancia que tuvo George en incorporar elementos de la música de la India al rock de Los Beatles y al incipiente movimiento hippie. Discípulo del maestro Raví Shankar, supo ser un obsesivo alumno del sitar, instrumento tradicional hindú, con el que aportó un sonido vagamente explorado en Occidente. Su innovación provocó una gran influencia en otras bandas de rock que comenzaron a incluirlo – Brian Jones de Los Rolling Stones quedó fanatizado al escucharlo- además de convertirse en un sonido predilecto por el hippismo que emergía por aquellos años.

8 – I Want To Tell You (1966)

Tercer y último tema que Harrison aporta a uno de los mejores discos – para muchos el mejor- de la historia. Con una melodía más clásica, es el tema más estilo beatle de los tres que tiene Revolver. Excelente comienzo con un arpegio que tiene mucha onda. Se destaca la línea de piano y bajo que aporta Paul.

9 – Within You Without You (1967)

El único tema de Harrison al emblemático Sgt.Peppers Lonely Hearts Club Band es una obra maestra de la música contemporánea. Debo confesar que yo entré a este álbum cuando escuché ésta impresionante canción. Me pasé horas enfrascado en esa magnífica pieza musical. Después fui descubriendo el resto, pero debo admitir que tal vez no le hubiese dado demasiada importancia al disco si existiese tremenda composición. Harrison mágicamente logra que una compleja obra hindú se cristalice en una canción pop, tarea que solo unos pocos, son capaces de lograr. Un deleite absoluto.

10 – Blue Jay Way (1967)

Es una de sus composiciones más exóticas. La misteriosa melodía combina su lado místico con una faceta psicodélica, muy en sintonía con la música que Los Beatles estaban experimentando por aquel tramo, sobre todo en el famoso Magical Mistery Tour de 1967. Un detalle muy típico del inasible universo beatle: Harrison, siendo el principal guitarrista, compone una canción sin guitarras, eligiendo el órgano Hammond como creador musical de ésta inusual composición.

11 – While My Guitar Gently Weeps (1968)

Para muchos, su obra maestra. Además el epónimo doble conocido popularmente como “white album” es uno de mis predilectos.  Al ser un disco doble, George pudo mostrar más composiciones de las dos o tres que le permitían meter en los predecesores. No es ninguna genialidad decir que Harrison se encontraba ya en un pico creativo que se traducía en superlativas composiciones. Tras la sorpresiva muerte del manager Brian Epstein, George propuso a los otros tres internarse por un tiempo en la India con el famoso maharishi para poder escapar de la inesperada y atocigante situación en la que de repente se encontraban. Su estadía fue muy fructífera para él y para el crecimiento de sus canciones. Eric Clapton fue el primer músico – sacando a su productor George Martin-   en participar de la grabación de un tema y lo hizo justamente en este brillante clásico eterno, aportando sus desgarradores solos de guitarra.

12 – Piggies (1968)

La otra canción del primer disco es esta sátira que muy elocuentemente Harrison dirige hacia la clase aristocrática de Inglaterra, marcada con una estructura barroca, utilizando el clavicémbalo y un cuarteto de cuerdas. Simpático tema que merece ser coreado en un bar, chocando los porrones repletos de birra tirada.

13 – Long, Long, Long (1968)

Una canción profunda y reflexiva. Una melodía lenta y apaciguadora se escurre entre la voz de George. Posiblemente poco valorada entre la gran cantidad de temazos que tiene el disco doble, sin embargo es una gran obra que merece ser escuchada. Reconozco que comencé a valorarla bastante tiempo después, cuando al prestarle más atención, sentí la confortable nostalgia con la que George suele golpearme.

14 – Savoy Truffle (1968)

Al igual que en Piggies, George se toma un rato para joderlo a Eric Clapton con su adicción a los chocolates. La canción es una sucesión de nombres de bombones que encontró en una caja. No se parece en nada a las demás canciones de su estilo. Algunos dirán que cometo una blasfemia, pero me recuerda a la estructura compositiva que suelen tener los temas del Indio Solari como solista. De hecho me gustaría escuchar una versión con su particular sello. Además, la utilización de seis saxofonistas le dan un toque distintivo de todo lo que habían hecho Los Beatles al momento.

15 – The Inner Light (1968)

Otro temón. Es el primer sencillo de su autoría. Salió como lado B junto a Lady Madonna. La canción está inspirada en el capítulo 47 del Tao Te King de Lao Tsé, obra fundamental del taoísmo. La música fue grabada con instrumentos hindúes en Bombay. En mi opinión, una de sus mejores obras. Recomiendo el cover realizado por Jeff Lynne y Anoushka Rankar en el concierto homenaje de 2002 titulado Concert For George. Se te pianta un lagrimón.

16 – Only a Nothern Song (1969)

Incluida en ese extraño álbum que es Yellow Submarine, Harrison se mete con sus colegas creativos al referirse a la compañía Nothern songs Ltd., una empresa de publicación de música para explotar las composiciones de la dupla Lennon/McCartney. Harrison era propietario sólo de un 0.8% y era contratado por la compañía como compositor pero Paul y John recibían más ganancias por sus composiciones que las que podía obtener Harrison. Un claro síntoma de agotamiento.

17 – It’s All Too Much (1969)

Es la otra composición para Yellow Submarine. Un rock con pinceladas lisérgicas. Es su canción más extensa en la discografía beatle, dura más de seis minutos y es un torbellino ácido de guitarras distorsionadas que emanan para descargar una especie de catarsis ruidosa, parándose bien lejos de la propuesta más armónica de McCartney y acercándose al estilo Hendrix.

18 – I Me Mine (1969)

Uno de las mejores secuencias de la historia se puede ver en la fallida película Let It Be: Harrison, McCartney y Ringo se encuentran ensayando este temazo mientras Lennon baila con Yoko en clave de vals. Con respecto a la letra, George se planta y simplemente dice “Yo soy mío”.

19 – For You Blue (1969)

Una de las últimas canciones de amor dedicada a Pattie Boyd, su musa inspiradora en aquellos años ya que unos años más tarde la relación finalizaría y Eric Clapton – sí su mejor amigo – iniciaría una relación con la actriz inglesa. En fin, For You Blue se publicó como single junto a The Long And Winding Road, ambas pertenecientes a Let It Be, el último álbum de estudio de Los Beatles en publicarse, aunque estrictamente se grabó antes que Abbey Road, disco con el que técnicamente se despidieron.  Cabe mencionar también el aporte de John, que si bien nunca tuvo grandes intervenciones en las canciones de George, aquí participa activamente utilizando la técnica del slap steel guitar con la que embellece esta simpática canción.

20 – Old Brown Shoe (1969)

Decir que George se guardó lo mejor para el final sería subestimar el gran legado que construyó en su carrera como beatle. Tampoco se puede negar que sus dos grandes himnos llegaron con el último disco de estudio que publicó el cuarteto de Liverpool: estamos hablando de Something y Here Comes The Sun. Sin embargo, hay una tercera canción que Harrison logró publicar como single antes del final de la banda. Se trata de Old Brown Shoe, sencillo que fue lanzado junto a The Ballad Of John & Yoko. Mucho tiempo después, el tema sería incluido en el Past Master Vol. 2. Es un rock n’ roll bien potente y eléctrico que se distingue del lado más sensible y melódico que ofrece en Something y Here Comes The Sun, la tríada con la que Harrison se despidió de Los Beatles.

21 – Something (1969)

Como decíamos anteriormente, su máxima obra llegó en el último disco de Los Beatles. Después de muchos años de esfuerzo y dedicación, George Harrison alcanzaba el prestigio como compositor que, hasta ese momento, era exclusivo de la dupla Lennon-McCartney. Tanto Paul como John elogiaron esta canción como una de las mejores que había escrito pero más allá del elogio de sus compañeros, Something tuvo la aprobación masiva y los merecidos reconocimientos por parte del público y la audiencia. Con ella, George finalmente logró conseguir el primer número uno en las listas norteamericanas, además se convirtió en la canción más versionada del grupo después de Yesterday y la BBC señaló que con esa composición, Harrison demostró que había tres grandes compositores en Los Beatles, entre otros reconocimientos con los que aún hoy la distinguen como una de las piezas musicales más bellas del siglo pasado.

22 – Here Comes The Sun (1969)

Mi composición favorita. George se despide con una guitarra suave y tierna de la que se desprenden dulces melodías reconfortantes. En los caóticos días del final, George fue a la casa de Eric Clapton a distenderse un poco, y en el patio de su casa pudo ver el sol – algo poco frecuente en la capital inglesa – y se sintió más aliviado: “It’s alright”. El gran reconocimiento a este clásico puede reflejarse actualmente en la plataforma de streaming Spotify ya que es, hasta el momento, la canción más reproducida de toda la discografía de los Fab Four. Como podemos ver, su última perla musical con Los Beatles, se mantiene más vigente que nunca.

 

PUEDE SEGUIR LA PLAYLIST EN SPOTIFY QUE ARME SI LES APETECE (?)

 

Anuncios

GEORGE MARTIN (1926-2016)

El 8 de marzo, a sus 90 años, el legendario productor de Los Beatles murió en el estertor del invierno británico en Wilshire, lejos de la capital que hace casi un siglo lo vio nacer. Los medios y las redes sociales eligieron, en su gran mayoría, el mote de “quinto beatle” para referenciarlo y muchos lo identificaron así antes  que con su nombre, sin embargo nunca quedó del todo claro quién era ese supuesto quinto integrante ya que dicho apodo también se utilizó para su manager Brian Epstein, así como también a ex integrantes que formaron parte del proyecto inicial como son los casos de Pete Best y Stuart Sutcliffe, sin olvidarnos del gran Billy Preston, único músico que figura en los créditos de composición en una canción de los Fab Four.

martin 7

Pero la realidad es que Martin merece un reconocimiento mayor que le escapa a esa polémica mediática de quinto falso integrante que fue mutando con el correr del tiempo. La importancia de su participación con Los Beatles radica en la influencia determinante que tuvo en lo más importante del cuarteto: su música.

Durante su adolescencia se unió al ejercito británico inmerso en la Segunda Guerra Mundial y sirvió a su nación desde diversos lugares pero sin llegar a participar directamente en el enfrentamiento bélico. En 1947, finalizada ya la guerra, decidió alejarse del universo militar para darle una oportunidad a la pasión que lo acompañaba desde niño, sí,  la música.

Asistió a la Escuela Guildhall de Música y Drama, siguiendo con su formación clásica, interesado sobre todo en la música de Rajmáninov y Ravel. Finalizados sus estudios académicos, ingresó en el Departamento de Música Clásica de la BBC para después mudarse a EMI. En 1955, Martín asumió la dirección de Parlophone Records, una pequeña empresa dependiente de EMI que publicaba obras musicales de “menor” repercusión.

Su conducción le valió grandes reconocimientos al lograr numerosos éxitos junto a comediantes como Peter Sellers o produciendo la banda sonora para el programa de David Frost, entre otros muchos aciertos. Sin embargo, el día D de su vida fue el 6 de junio de 1962 cuando conoció a unos discretos pibes de Liverpool que habían sido hábilmente presentados por Brian Epstein. Ese día comenzaba una relación musical que daría marcha a una revolución sonora sin precedentes.

martin 1

Martin fue el encargado de pulir y moldear a los florecientes Beatles, el encargado de poner a punto a John, Paul, George y el responsable de rajar a Pete Best para incluir a Ringo Starr y darle vida definitiva al cuarteto más importante del S.XX. Junto a ellos, se subió al universo beatle para redefinir la figura del productor, asignándole un rol influyente y decisivo, capaz de embellecer a la perfección una obra musical.

Tal como escribió Gustavo Santaolalla – productor, compositor y músico argentino, ganador en dos ocasiones del Óscar a la Mejor Banda Sonora – escuchar los discos de Los Beatles obligan a tratar de averiguar cómo se crea un sonido tan único y mágico, y seguramente todos encontrábamos la respuesta en George Martin, después de reverenciar a los Fab Four.

“Entendí que no solo se trataba de tener una buena melodía, un buen estribillo, una intro: comprendí que tenía que ver con mucho más que un buen arreglo y con contar con excelentes intérpretes. Que la suma de todos los elementos, incluidos los sónicos, conformaban parte de algo único, de una experiencia en sí misma: la del arte de hacer discos. El arte de crear récords, archivos, grabaciones que proyectan la creatividad de un artista con su particular estética en su máxima y mejor representación. Capturar en el tiempo y el espacio momentos sonoros mágicos que conforman un todo. Una grabación, un disco. George Martin fue el maestro de eso.

Cómo orientar sin cambiar, cómo mejorar sin adulterar, cómo pulir sin perder frescura, cómo transferir el talento genial de los Beatles a un registro fonográfico insuperable. De él aprendí casi todo. Otros productores, por supuesto, han aportado valiosísimas contribuciones al mundo del disco, pero las de George Martin son incomparables por muchos motivos, entre ellos el haber sido responsable de crear las grabaciones de uno de los artistas más importantes de la historia. Eso fue posible únicamente porque él estaba al mismo nivel creativo que ellos.” señala Santaolalla en una nota que escribió para el diario La Nación en relación a su muerte.

martin 2

La sociedad artística de Los Beatles con George Martin fue perfecta y nunca más pudo replicarse una relación similar entre artista y productor. De algún modo, dicho matrimonio artístico fue vital para que se amalgamaran dos conceptos claves en el desarrollo de la música: por un lado, la pasión y creatividad única que tenían Los Beatles, jóvenes que constantemente emanaban una energía inagotable para germinar y descubrir nuevos universos. Y por el otro, el conocimiento aplicado, arquitectónicamente pensado para guiar y ordenar esa energía caótica en una obra armónica y completa.

martin 5

“Fue como un segundo padre para mí” dijo Paul MacCartney en un obituario que publicó en su página al conocerse su muerte. La frase dimensiona y refleja perfectamente la intensidad de esa sociedad musical: “es difícil elegir un recuerdo favorito con George, tengo muchos pero uno de los que se me vienen a la mente en este momento fue cuando le mostre Yesterday en una sesión de grabación.  Los muchachos de la banda sugirieron que la cante solamente con la companía de la guitarra. Después de hacerlo, George Martin me dijo: “Paul tengo la idea de agregarle un cuarteto de cuerdas al grabarla”. Le dije, ” No George, somos una banda de rock n’ roll, no creo que sea una buena idea”. Con su estilo tan gentil típico de un gran productor me dijo: “Probemos y si no funciona, lo desechamos y dejamos tu versión tal cual está”.  Acepté y al otro día fuí a su casa para trabajar en el arreglo.

Tomo los acordes que le había mostrado y esparció las notas sobre el piano, poniendo al cello en la octava baja y al primer violín en la octava alta, dándome la pirmera lección sobre cómo las cuerdas se expresaban para un cuarteto. Cuando finalmente lo grabamos en Abbey Road, estaba tan excitado de que era una gran idea que le conté a todo el mundo por semanas. Su idea, obviamente funcionó porque la canción se convirtió una de las canciones más reversionadas de todos los tiempos, incluyendo versiones de Frank Sinatra, Elvis Presley, Ray Charles y mucho más”.

martin 4

“George era el hombre correcto para ese trabajo”, dijo por su parte Ringo Starr, el otro integrante de la mitad viva de Los Beatles, remarcando también las infinitas posibilidades creativas que pudieron germinar gracias al trascendental aporte de George Martin.

martin 6

Sinceramente, el legado que nos dejó George Martin podría extenderse unos cuántos párrafos más, sin embargo es mejor reconocerlo en la sutileza de las melodías, en la arquitectura de los discos de Los Beatles, en los instrumentos atípicos que suenan en sus canciones, en la música que, definitivamente, nos cambió a todos para siempre.

 

 

 

FUENTES

 

 

 

10 canciones de Los Beatles versionadas por el Rock Nacional (Parte 2)

por @GFKArgentina | Gabriel F. Keena

Los Beatles fueron la banda más importante del siglo XX. Todos sabemos que su legado es inagotable, que influenciaron y cambiaron el modo de hacer música para siempre. Sus canciones son tesoros preciados, gemas que se redescubren en cada reproducción. En la Argentina, los cuatro de Liverpool dejaron una profunda marca en los jóvenes que, estimulados y fanatizados al descubrirlos, decidieron colgarse una viola eléctrica y dejar de lado la criolla y el bandoneón. Desde los comienzos hasta hoy, los grupos del Rock Nacional han demostrado su beatlemanía reversionando alguno de sus incontables clásicos. Después del descomunal éxito (?) de la primera parte, llega la segunda entrega, dejaremos una muestra de covers, que van desde Resistencia Suburbana hasta Eruca Sativa, pasando por Charly y Divididos. Hay de todo. Algunos van derecho a la categoría Sicarios del Rock y otros seguramente serían aplaudidos por Sir Paul McCartney si los hubiese escuchado. Bueno, si alguien le pasa este link, todavía estamos a tiempo (?). En fin, aquí les dejamos la segunda muestra:

1) CHARLY GARCÍA  – AND I LOVE HER

Se podría hacer un especial entero de covers de Los Beatles hechos por García. Si bien no hay versiones oficiales en ningún disco de su extensa discografía, en sus recitales suele meter algún tema beatle, y a lo largo de todo este tiempo, no sería alocado afirmar que prácticamente ha reversionado casi todos las canciones de los cuatro de Liverpool. La realidad es que hay muchas, filtradas en YouTube, que ni valen la pena ser recordadas porque están grabadas de forma casera con algún teclado y con una pista de batería que acompañan sus años de SNM radicalizado y rockero 24 hs enjaulado en su depto graffiteado de Palermo Bagdad. Sacando todo ese cúmulo de versiones descartables, elegí una que hizo en un recital en Sobremonte, Mar del Plata, allá por los inicios de la década del 90. Me parece una versión piola de un tema “escondido”, un hit de los primeros años beatlemaníacos, que contiene la sensibilidad y la armonía del sello McCartney.


2) DAY TRIPPER – DIVIDIDOS

En la primera entrega, les mostré la exótica joyita de SUMO versionando en vivo Day Tripper. En esta ocasión, les dejo un cover del mismo tema hecho por la aplanadora del rock. De hecho es el único que Divididos hizo de Los Beatles, o por lo menos, el único que encontré buceando en la web. Su elección no parece ser azarosa sino que tiene un vínculo con el pasado de Ricardo Mollo y Diego Arnedo, ambos ex integrantes de SUMO. Y como dije antes, la banda liderada por Luca Prodan solía interpretar este clásico en vivo. Un datillo de color (?) es que Mollo balbucea e improvisa cantando cualquier bizarreada sin ningún sentido, solo emula la melodía de la voz pero se ve que no tenía ni puta idea de la letra, lo único comprensible es el estribillo cuando dice “Daaaaay Tripper”.


3) TAXMAN – RESISTENCIA SUBURBANA

En el listado previo también incluí alguna joyita del Álbum Verde como la versión “From me to you” de Fidel Nadal. Otro gran cover que se desprende de ese descomunal disco tributo reggae a Los Beatles, es el de Resistencia Suburbana interpretando Taxman, canción que abre Revolver (1966) y cuya composición pertenece al inolvidable George Harrison. Resistencia, caracterizado por sus certeras canciones de protesta en clave de reggae, lógicamente agarró uno de los temas más políticos de la discografía beatle. Taxman, que en español sería “el cobrador de impuestos/rentas”, es una ácida crítica de Harrison al Gobierno Británico y su impiadoso modo de cobrarte hasta el calor, si tenés frío.

4) ELEANOR RIGBY – ERUCA SATIVA

Increíblemente, Eleanor Rigby debe ser uno de los temas más versionados del Rock Nacional. Ya publiqué en el top ten anterior la acertada y recomendable interpretación de O’ Connor. Nuevamente una banda poderosa como Eruca Sativa se la juega con el clásico de McCartney que también se encuentra en Revolver (1966). A decir verdad me gusta y valoro que tenga el sonido único de Eruca . No me fascina, ni me vuela la peluca, pero le doy el visto bueno porque sinceramente no es para cualquiera este tema y el trío lo resuelve más que bien.  El cover forma parte del primer álbum titulado “La carne” (2008), aunque en su reedición de 2013 fue cambiado por el hidden track “Hoy quiero ver”.

5) BACK IN THE U.S.S.R. – ELLA ES TAN CARGOSA & ROBERTO PETTINATO

Hace algunos años atrás Roberto Pettinato – ex saxofonista de SUMO, entre sus credenciales más trascendentes -condujo un programa televisivo en el canal América denominado “Un mundo perfecto”. El ciclo no fue muy exitoso pero tuvo algunos momentos entretenidos como por ejemplo este cover de Back in the U.S.S.R., canción que abre el mítico álbum Blanco (1968), que hicieron él en batería junto a la banda de rock Ella Es tan Cargosa (su nombre si inspira en el título de la canción I Want You (She’s so heavy) también de los Fab Four) oriunda de Castelar que tiene este tema bastante conocido.


6) SEXY SADIE – ANDRÉS CALAMARO

Otro clásico del único disco doble de la banda. Sobre este tema, el compañero @ps_cosmigonon ya habló bastante en la categoría Sicarios del Rock.

7) COME TOGETHER – CATUPECU MACHU

Al igual que Eruca Sativa, Catupecu también incluyó en su primer disco un cover beatle. En 1997, el power trío de Villa Luro salió a despertar al adormecido Rock Nacional con Dale!, un álbum cargado de furia frenética y destructiva que cautivó a la pendejada a unirse al grito pelado de Fernando Ruíz Díaz y la potencia de su hermano Gabriel y el juvenil baterista Abril Sosa. No suena muy bien porque es el primer disco y es una versión bastante desprolija (mucho grito y distorsión) pero hay que valorar que tiene la impronta propia de los Catupecu que tanto me gustaban en la adolescencia.

8) BECAUSE – PEDRO AZNAR

Pedro es otro músico que suele versionar a Los Beatles en sus shows. De hecho su disco en vivo Mil noches y un instante (2013) cuenta con un set entero dedicado a tocar clásicos del cuarteto británico. Tuve la oportunidad presenciar su concierto y debo destacar que todas las interpretaciones son excelsas y magníficas. Pero hay una en especial que realmente me conmovió profundamente y fue Because, una gema inigualable que se halla en Abbey Road (1969). Lo que hace Aznar es deconstruir la canción. Desarmar todos sus elementos que la hacen tan grandiosa, para observar cómo se gesta una obra maestra de semejante calidad. Todos los que amamos The Beatles agradecemos por esta inconmensurable versión merecedora de toda la gratitud y reconocimiento hacia un artista como Pedro Aznar.


9) I WANT YOU (SHE’S SO HEAVY)/ THE END – SODA STEREO

Otra genialidad que nos regala un usuario de YouTube  – que subió el histórico recital de Soda Stereo en la Avenida 9 de julio el 14 de diciembre de 1991 frente a más de 250.000 personas –  es la versión que hicieron de dos temas combinados del disco Abbey Road. Con la letra y el estribillo de I Want You (She’s so heavy) y el ritmo y la duración de The End, el trío argentino interpreta una versión muy creativa en la que fusionan dos temazos. Se podría decir que más que un cover es una “cruza de temas” (?). Muy recomendable para los amantes del Abbey Road.


10) LET IT BE – PAPPO

Cerramos esta nueva entrega beatle con un detalle magistral. La frutilla del postre, dirían algunos (?). Les dejamos al eterno Carpo con su viola interpretando libremente Let It Be en algún programa de Badía y Cía. Es cortito pero vale la pena. Disfruten y hasta la próxima!