¿De qué se trata? | Me matan, Limón! | Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

Centenares de blogs se han creado para tratar de descifrar la encriptada y misteriosa poética (?) del Indio Solari, responsable de la totalidad de las letras de la banda Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Sin embargo – y ahora que todos vimos las series y películas al respecto- en este tema particular se puede afirmar que el singular relato del Indio no tiene múltiples interpretaciones y solo se encarga de retratar las últimas horas del narcotraficante más emblemático de la historia.

por Gabriel F. Keena | @GFKArgentina

El significado de las letras del Indio. Todo un tema. Su particular estilo ha provocado la veneración así como también la crítica más ordinaria: “No se entienden”. La inmediata respuesta: “No hay que entenderlas, hay que sentirlas”. Entre esos dos argumentos básicos y superficiales, las redes sociales reabren el debate a cada instante. Nadie parece haber acertado alguna suerte de ensayo definitivo que al menos sea aceptado por una mayoría respecto al contenido poético de Solari.

En ese sentido, es incómodo incluir una canción del Indio en esta sección, sencillamente porque la polisemia de sus versos admiten cualquier tipo de interpretación. Sobre una misma letra, algunos dicen que habla sobre la muerte, otros sobre la merca y otros sobre el impacto de la revolución rusa en África occidental. Aún así, algunas de sus composiciones, posiblemente las más sencillas, no esconden un encriptado mensaje y su contenido permite ser decodificado. Tal es el caso de Me matan, limón!, octava canción del emblemático álbum Luzbelito de 1996.

1996-luzbelito-pr-discos-01

En su breve redacción, el Indio suelta frases que alcanzan para comprender la crónica de las últimas horas del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, asesinado el 2 de diciembre de 1993, tras un extenso operativo del denominado “Bloque de Búsqueda” integrado por agentes militares colombianos y estadounidenses.

Ahora que la vida de Pablo Escobar se ha vuelto una exitosa ficción que demanda millonarias producciones que son consumidas masivamente, todos conocemos su distorsionada biografía y los grandes sucesos (horrorosamente trágicos para el pueblo colombiano) que atravesaron su turbulenta vida y lógicamente, al final de la historia, observamos la recreación de aquellas últimas horas en Medellín, que el Indio reproduce en forma de canción.

narcos_patrondelmal

El título del tema hace referencia a ese instante donde finalmente es asesinado, en el techo de una casa junto a “Limón”, apodo de Álvaro de Jesús Agudelod, mano derecha que lo acompañó hasta el final y murió junto a su patrón. El Indio, astutamente, resume el acto con una expresión inmejorable: “Me matan, limón”.

“Por los techos viene el bloque, otra vez” refiere al Bloque de Búsqueda dispuesto literalmente para cazar vivo o muerto al narcotraficante que por más de una década tuvo en vilo a todo Colombia. La muerte encontró finalmente a Escobar mientras escapaba junto a Limón por los techos residenciales de la ciudad que lo vio nacer.

“Nuestros pobres que sangran por las tejas como vos, limón” es una brillante metáfora. Su escudero representa a todos los paisas nacidos en la pobreza que se sumaron a sus filas, formando un ejército tan criminal como leal. El Robin Hood paisa fue el título de la primera noticia que se publicó sobre él, en referencia a la construcción de barrios enteros que construyó en los sectores más necesitados de la ciudad.

escobar-botero
La muerte de Escobar, retratada por el famoso artista colombiano Fernando Botero

Por último, el uso de palabras propias del argot colombiano “hijueputas” y “padrecito” así como la mención de “cumbias y merengues” terminan de graficar el final de una historia cuyos hechos parecen tan inverosímiles que ni al más fantástico novelista se le hubiesen ocurrido.

Me matan, limón!

Ni bien amainó
la tormenta, olvidó
las promesas hechas
otra vez!
Me matan, Limón!
Hijueputas, Limón!
Por los techos viene el bloque
otra vez!
Oh, otra vez!
Oh, otra vez!
Pasan las dos… / Delatándolo,
apenas las dos… / delatándolo a las dos
de la tarde y zumba feo algún moscón.
Voy sangrando, Limón! / Padrecito de
Me la dieron, Limón! / nuestros pobres que
sangran por las tejas como vos, Limón.
Oh, otra vez!
Oh, otra vez!
Nunca pudo llorar,
ni soñar al dormir,
pero sabe que a las dos es tarde ya.v Todo el bloque, Limón, / Nuestra gente, no,
baila y canta, mi Dios! / no quiere escuchar
cumbias y merengues crueles otra vez!

Oh, otra vez!
Oh, otra vez!
Oh, otra vez!
Oh, otra vez!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s