#Entrevista | Derribando Muros

Tras 15 años de integrar la banda de rock Jerbos, Pablo Zago decidió soltar amarras para apostar todo a su carrera solista, pero antes tuvo que deshacerse de todos los muros que había construido. Después de una larga charla, nos contó cómo lo hizo.

por @GFKArgentina

No fue el ánima de Jimi Hendrix. Tampoco un sueño revelador. Fue un simple roedor similar al hámster, el mesías que les indicó el camino cuando se posó arriba de una revista Rolling Stone y, quizá sin saberlo, les marcó el camino para siempre. Fue en honor a su valioso aporte que decidieron bautizar Jerbos a la banda que estaba naciendo.

Así fue como Pablo Zago, con tan solo 13 años, se abrió camino junto a su grupo de rock en los bares y boliches de Luján. En aquellos años de efervescencia adolescente, era el encargado de replicar los agudos tonos de Axl Rose, influenciados por el hard rock y el heavy metal de finales de los 80 y principios de los 90, para después además asumir las composiciones del grupo.

Desde entonces Jerbos atravesó distintas etapas en las que frecuentaron años intensos y productivos combinados con otros más apagados, focalizados en sus proyectos individuales no vinculados a la música.

jerbos-2

Una década más tarde de aquella revelación, la llama parecía comenzar a consumirse para lentamente archivarse en un recuerdo adolescente. Concentrado en su trabajo, la universidad y con planes de casamiento, Pablo comenzaba a despedirse de su sueño artístico. Another brick in the Wall.

Ladrillo tras ladrillo – para seguir en la metáfora floydeana- Pablo se fue asfixiando en una rutina cíclica de la que cada vez tenía que auto convencerse más. Sin embargo, diversas situaciones que fueron sucediendo lo empujaron a rasguñar las paredes con desesperación.

“Hay cosas que viví muy intensas que me hicieron crecer mucho. Con dolor, sufrimiento y alegría. Descubrí eso y hasta llegué a pensar que era necesario que me sucedan cosas que me hagan sufrir para poder crecer. Indagué mucho en las filosofía vinculada al budismo, al Tao y también al catolicismo en busca de respuestas y en definitiva, más allá de las religiones, creo que uno va creando su propia filosofía o su propio modo de ver el mundo.”

Pasaba el tiempo y los muros seguían ahí, a tal punto, que un día dejaron de ser imaginarios y pasaron a ser cuatro paredes de concreto, palpables, reales:

“Yo aprendí lo que es la libertad cuando estuve preso en Estados Unidos rodeado de pandillas narcos mexicanas. Fui a tocar a un bar, había tomado alcohol, me frenó la policía mientras manejaba y me metieron en cana. En ese instante, todas las secuencias que se te puedan ocurrir pasaron por mi cabeza. Y el cuerpo lo siente.  Supe lo que es cuando un tipo te mira con otros ojos. Llamé a mis amigos llorando pidiendo que me saquen urgente porque no sabía qué me iba a pasar y, lo peor de todo, por primera vez supe lo que es perder la libertad. Y esa experiencia me sirvió para reconocer el valor de la libertad. Cómo no ser agradecido. Cómo no sacarle provecho a eso. Me fueron a buscar mis amigos, ellos pagaron la fianza, y cuando salí y vi el sol automáticamente me largué a llorar. Ahí me di cuenta de que somos libres, salvo que no elijas la libertad. Ese fue un muro que yo mismo cree y aprendí. Lo pude romper.”

Después de semejante vivencia, Pablo se dio cuenta que aquel lejano llamado del jerbos no podía extinguirse. Ahora que conocía el precio de la libertad, era un buen momento para agarrar el martillo y empezar a demoler los muros que lo habían alejado de su verdadera pasión. La banda siguió un tiempo más y fue determinante para apoyarse en sus compañeros amigos y retomar el camino artístico: “Jerbos fue un crecimiento que me ayudó a romper esas cadenas y en cierta forma, sigue estando presente en mí.”

Sin embargo, tras pasar la mitad de su vida junto a sus hermanos en la música, una nueva faceta artística, más personal e introspectiva, empezó a aflorar en su estilo artístico que cada vez se alejaba más de la identidad Jerbos. Sin querer manipular esa valiosa etapa, decidió soltar las amarras del grupo, para finalmente encarar con total transparencia una nueva senda en la que se presenta tal como es. Con nombre y apellido: Pablo Zago.

pablo-zago-4

“Algunos me decían que iban a ver a Jerbos pero que en realidad les gustaba Pablo Zago y otros que les gustaba Jerbos pero no Pablo Zago. Ahí me di cuenta que son dos cosas totalmente distintas. Entonces, me convencí de que tengo que comunicar mi identidad. Me sentía egoísta estando con Jerbos y queriendo ser Pablo Zago.”

Después de pasar la mitad de su vida en una banda, de repente se encontró prácticamente solo, pero contemplando un horizonte sin muros, y sin cadenas sobre los pies, se puso a andar.

“Hace un año, me vi solo. En realidad, no. Gabriel Rodríguez Basso (guitarrista de Jerbos) desde el primer momento aceptó sumarse a esta propuesta solista y, poco a poco, me fui rodeando de músicos de puta madre que hoy conforman la Bonsai Orquesta, que es la banda que me acompaña. Con respecto a las composiciones, fue una época de mucha prueba. Tenía las canciones semi armadas pero las mostraba con otros amigos músicos y se fueron armando maquetas o bocetos de los temas. Después me acerqué al estudio de grabación para grabar una canción que le regalé a mi novia. Y ahí empezó otro proceso de transformación y  búsqueda.”

Consciente del valor de la libertad, la ejercita a la hora de crear sus canciones, escuchando todas las propuestas, habilitando las intervenciones de los músicos que hoy lo rodean: “Yo acepto todo, después elijo. Creo que si no que perdés mucho. Toco con músicos que considero que son mejores que yo: ¿Por qué no voy a aceptar sus ideas? Creo que me estaría perdiendo de un arte hermoso si me privo de eso. Lo demuestro en mi forma de laburo. Eso sí, se manejan tiempos más extensos.”

En poco más de un año, ya tiene un puñado de canciones que buscan difundir su mensaje de la forma más transparente posible y la base que inspira este nuevo proyecto solista es el amor.

Otra muestra de esa libertad, a la que quiere rendirle culto en cada instante,  se puede evidenciar en la grabación del vídeo de Jardinero de Marte, canción que grabó en vivo, en una sola toma: “Surgió ir a grabar un domingo a la tarde a pasear por la ciudad (Luján)  y salió de forma natural. Fue mágico. Y casualmente tiene que ver con las cadenas que mencionaba antes que me privaban de experimentar este tipo de cosas y permitirme aceptar la simpleza porque es lo más difícil de aceptar y es a la vez lo más hermoso. Eso es justamente lo que busco.”

“Creo que el futuro no existe. El pasado fue un hoy en ese momento y el futuro es un hoy en otro momento. Yo soy mi propio productor, rodeado de mucha gente que me está ayudando. Es muy necio no escuchar. Siempre es necesario escuchar. ”

pablo-zago

El 8 de septiembre en The Roxy  tuvo su bautismo formal cuando se presentó junto a Chowi,  la cantante Sofía Tapia, quien presentó nuevo álbum Something is waiting. Allí mostró su nueva cara.  Su proyecto solista poco se parece a su pasado rockero. Las canciones no buscan identificarse con un género determinado, ni su estilo intenta encasillarse en alguna etiqueta. Su renovación implicó también sacudirse los prejuicios musicales para dejar entrar en sus melodías ritmos provenientes de las más diversas expresiones musicales. Canciones como Jardinero de Marte o Alfonsina son un fiel reflejo de su sello compositivo.

pablo-zago-2

 “Quiero que la gente cuando me venga a ver pueda desconectarse y vivir el momento. Disfrutar el presente, ahí, en ese momento.  Que pueda trascender mi mensaje, levantar las banderas del amor. Recibo críticas por eso, pero para mí es la base de todo.”

La banda que lo acompaña – integrada por Gabriel Rodríguez Basso (compañero en Jerbos) Valentín Díaz Robba y Marcos Martínez (Obaca para los amigos) –  toca al ritmo de su optimismo y cree en sus canciones. Hoy es Pablo Zago. Hoy se encuentra grabando, editando, tocando, filmando videos, presentando canciones. “Estoy haciendo lo que amo”, me afirma con total seguridad.

PABLO ZAGO

pablo-zago

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s