Soy Leyenda

A sus 73 años, Paul McCartney visitó por tercera vez nuestro país en el marco de la gira mundial One on One para ofrecer tres shows repletos (uno en Córdoba y dos en La Plata) erigiéndose como una de las pocas leyendas vivas que todavía relucen en el mundo contemporáneo.

por @GFKArgentina

73 motivos para asistir a un recital de Paul McCartney :

1 – Para mí ir a ver a Paul se puede equiparar con que aquellos que pudieron disfrutar de los conciertos de Mozart o Beethoven. Por más cliché que suene, es realmente una leyenda viva. La dupla Lennon/McCartney marcó un antes y después en la música del siglo XX.

2 – Es propietario del mejor setlist que pueda existir combinando las canciones de Los Beatles junto con sus propias composiciones.

3 – El tiempo también es un factor inevitable. Justamente los 73 años, que está lejos de aparentar, marcan una lamentable pero inevitable limitante. Todavía puede hacerlo perfectamente, pero ¿Por cuánto tiempo más?

4- Relacionado con el punto 3, es muy posible que en poco tiempo abandone los recitales.

5- Y no vuelva a la Argentina.

6 – Y ya quedó ultra hiper demostrado que somos la audiencia ideal para los conciertos de estadios.

7 – Paul en Argentina 2

8 – La puntualidad inglesa no se hace esperar y el show arranca a la hora señalada.

9 – Tocó 39 canciones

9 – El 9 = a John Lennon. Interpreta Here Today dedicándosela. La gente ovaciona su memoria y corea “Olé, Olé, Olé Lennon”. Difícil explicar el silencio abisal que provoca cuando entona sus primeras melodías, solo en el escenario con su guitarra y la voz quebrantada. Aquí ahora, Lennon siempre está presente.

10 -El show duró 3 hs, no podemos pedir mas.

11 – La vitalidad de Paul se mantiene intacta y se percibe en cada movimiento o gesto que hace. El tiempo no hace mella en él.

12 – Arrancó con A Hard Days Night que incluyó para esta gira después de no tocarla tras 50 años. Tras el indeleble e indescifrable acorde inicial, el campo sacude el frío saltando y gritando “it’s been a haaard dayss night”.

13 – La banda lo acompaña a la perfección. Cada uno sabe lo que tiene que hacer.

14 – Si bien su último disco no es una gema indescriptible, tiene varios puntos en alto que, aunque no lo necesite, siguen prestigiando a Paul. Entre ellos Save Us, Queenie Eye y New. Las tres formaron parte del setlist.

15 – Temporary Secretary. Rareza con un toque bizarro que Paul desempolvó para volver a tocarla en vivo, demostrando que fue uno de los primeros predicadores de la música electrónica. Gran parte del público que desconocía esa faceta del ex bajista de Wings, conoció otra versión interesante de él.

16 – Era muy gracioso ver como hojeaba sus machetes dispersos en el suelo para tratar de esbozar un español decente.

17 – Mejoró notablemente su pronunciación.

18 – “Tres conejos en un árbol tocando el tambor, que si que no, que sí lo he visto yo”.

19 – No es algo descomunal pero la previa con el DJ que mezcla los temas de Los Beatles tiene algunas cosas más que interesantes y, poco a poco, te van cebando para recibir a McCartney.

20 – Es impagable ver a la franja etaria de 50 para arriba enloquecerse más que los pibes cuando suena Can’t Buy Me Love. Beatlemania not dead.

21- bajo hofner mccartney

22 – Let Me Roll It

23 – La cierra con un incendiario cover de Foxey Lady.

24 –  Gran parte del show suena más rockero de lo que hubiese esperado. Cuando Paul agarra la Gibson Les Paul , las tres guitarras eléctricas chorrean un sonido distorsionado y blusero.

25 –  I’ve Got A Feeling, me remite a aquel último recital en la azotea. Un exitoso experimento:  John y Paul cantando dos temas al mismo tiempo. Reminiscencias del final.

26 – Si Los Beatles fueron la banda de sonido presente en toda tu vida, el show se convierte en una montaña rusa de emociones mezcladas.

27 – Confirmas que la morsa era Paul.

28 – Le dedica My Valentine a su actual pareja Nancy Shevell y cuando termina hace el símbolo de corazón con sus manos. Seguramente en unos años se separe y Nancy le saque bocha de millones de dólares pero igual es enternecedor.

29 – Paul está enamorado

30 – Nineteen Eighty Five dedicada especialmente a los fans de Wings.

31 – Arranca Here There and Everywhere y un halo de paz y amor recae sobre todos nosotros que pendulamos nuestro cuerpo confortablemente. Clásico de clásicos.

32 – Maybe I’m Amazed reservada siempre para Linda, el amor de su vida. Pasa el tiempo y cuesta llegar al timbre de voz en el estribillo, aún así Paul pone garra y corazón y no te queda más que aplaudirlo fervorosamente.

33 – Casi me quedo afónico cuando sonó We Can Work it Out. La canté de punta a punta.

34 –  Las escuchaste ocho mil veces, pero no podes evitar la ridícula redundancia de decir “qué temazo” como si fuera la primera vez.

35 – Paul deja la guitarra, encara hacia el piano y pensás: si va al piano, se viene un clásico mundial.

36 – Imborrable momento cuando en el perímetro nadie se acuerda la letra de You Won’t See Me pero vos y tu amigo la corean sacados. Rubber Soul cuánto te quiero!

37 – Paul no para un minuto. No transpira, no se mea, no toma agua, solo canta y ejecuta instrumentos.

38 – La gente corea el clásico “Ouhh oohh ohh” aprobatorio y Paul hace un temita del cántico con el piano en dos minutos.

39 – Paul is not dead.

40 – Sin dejar de lado ninguna de sus diversas y multifaceticas etapas, Paul nos lleva hasta el Liverpool prehistórico e interpreta In Spite of All Danger un tema de Los Quarrymen, la banda que precedió a la formación de Los Beatles.

41 – Liverpool= casa.

42 – You’ll never walk Alone

43 – Una armónica inicia una nueva inmediata ovación: Love Me Do, honor y gratitud al primer hit de Los Beatles.

44 –  “No pueden tener tantos temas buenos Los Beatles” y arranca And I Love Her.

45 –

46 –   The Fool On The Hill, gema inconmensurable del Magical Mistery Tour.

47 – Paul golpea con cada canción. Te lleva a Liverpool, te susurra canciones de amor, te rockea con guitarras chillonas, te pasea por sus sentimientos y por una discografía inoxidable e histórica.

48 – También es capaz de enseñarte sus flamantes creaciones como si todo esto recién estuviese comenzando y toca ForFiveSeconds canción en la que colaboró con Rihanna y Kanye West.

49 – Emociona ver como el preciado legado beatle se transmite de generación en generación.

50 – Paul 3

51 – Suena Lady Madonna y me acuerdo del poco tiempo en el que asistí a las clases de teclado. Mi profesor me la enseño y yo hacía lo que podía.

52 – Segundo guiño a John: Being For The Benefit of Mr. Kite!, es la única referencia al Sgt. Peppers y está perfecto.

53 – Desenfunda el ukele y ya todos nos preparamos para homenajear a George. Desde aquella famosa versión para el Concert For George, Something es obligatoria en el ritual, el espacio para agradecerle a Harrison a través de otro beatle.

54 – No me esperaba semejante pogo y dislate en el campo cuando sonaron los primeros acordes de Ob-La-DI-Ob-La-Da.

55 – Band on the Run, otro clásico solista dedicada a la gilada que opina “McCartney sin Los Beatles no hizo nada”.

56 – Back In The U.S.S.R la canción que abre el CD1 del White Album, mi disco favorito de todos los tiempos. Recordé aquella apacible tarde de sábado en la que sonó por primera vez en mi discman.

57 – Un estadio cantando Let It Be.

58 –

59 –  Después de la atronadora y explosiva Live And Let Die, mientras estábamos todos embriagados de éxtasis, enardecidos bajo el ruido de los explosivos, McCartney nos remata con Hey Jude para liquidarnos totalmente.

60 – Una muchedumbre canta el estribillo.

61 – Naranananaaa Hey Juuuuu

62 – Cual director de orquesta, Paul merodea por el escenario y da indicativas: Ahora solo los hombres, después solo las chicas (sic) y finalmente cerramos todos juntos ese himno.

63 – El final está cerca.

64 – Pareciera que ya agotó todas las armas, pero no, siempre hay más cuando un beatle está en escena.

65 –  Vuelve para la encore y nos sacude con munición gruesa: Yesterday.

66 – Bancamos su etapa Wings. Sobre todo si toca un temazo como Jet.

67 – Momento del toque social con la fanaticada: suben varias adolescentes cumpleañeras a pedirle que le firme un pedazo del cuerpo como si enfrente estuviese Yastin.

69 –  Paul se soprende con la pronunciación perfecta del inglés de una de las chicas,y le pregunta: “¿De dónde sos?”,  de Brasil contesta ella. Silbatina generalizada. No puede haber tanta maldad.

68 – Y a continuación la canción que abre el Disco 2 del White Album: Birthday, “hoy es tu cumpleaños, hay que celebrar”.

69 – Para el cierre se guarda la seguidilla más aclamada de la historia: el cierre de Abbey Road con Golden Slumbers, Carry That Weight y The End.

70 – Otro púber que estaba cerca mío, completamente exaltado, lo despide tirándole besos y aplaudiéndolo como un desaforado.

71 – Una sensación de plenitud nos recorre a todos los presentes.

72 – Felicidad.

73 – “And in the end, the love you take is equal to the love you gave”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s