GEORGE MARTIN (1926-2016)

El 8 de marzo, a sus 90 años, el legendario productor de Los Beatles murió en el estertor del invierno británico en Wilshire, lejos de la capital que hace casi un siglo lo vio nacer. Los medios y las redes sociales eligieron, en su gran mayoría, el mote de “quinto beatle” para referenciarlo y muchos lo identificaron así antes  que con su nombre, sin embargo nunca quedó del todo claro quién era ese supuesto quinto integrante ya que dicho apodo también se utilizó para su manager Brian Epstein, así como también a ex integrantes que formaron parte del proyecto inicial como son los casos de Pete Best y Stuart Sutcliffe, sin olvidarnos del gran Billy Preston, único músico que figura en los créditos de composición en una canción de los Fab Four.

martin 7

Pero la realidad es que Martin merece un reconocimiento mayor que le escapa a esa polémica mediática de quinto falso integrante que fue mutando con el correr del tiempo. La importancia de su participación con Los Beatles radica en la influencia determinante que tuvo en lo más importante del cuarteto: su música.

Durante su adolescencia se unió al ejercito británico inmerso en la Segunda Guerra Mundial y sirvió a su nación desde diversos lugares pero sin llegar a participar directamente en el enfrentamiento bélico. En 1947, finalizada ya la guerra, decidió alejarse del universo militar para darle una oportunidad a la pasión que lo acompañaba desde niño, sí,  la música.

Asistió a la Escuela Guildhall de Música y Drama, siguiendo con su formación clásica, interesado sobre todo en la música de Rajmáninov y Ravel. Finalizados sus estudios académicos, ingresó en el Departamento de Música Clásica de la BBC para después mudarse a EMI. En 1955, Martín asumió la dirección de Parlophone Records, una pequeña empresa dependiente de EMI que publicaba obras musicales de “menor” repercusión.

Su conducción le valió grandes reconocimientos al lograr numerosos éxitos junto a comediantes como Peter Sellers o produciendo la banda sonora para el programa de David Frost, entre otros muchos aciertos. Sin embargo, el día D de su vida fue el 6 de junio de 1962 cuando conoció a unos discretos pibes de Liverpool que habían sido hábilmente presentados por Brian Epstein. Ese día comenzaba una relación musical que daría marcha a una revolución sonora sin precedentes.

martin 1

Martin fue el encargado de pulir y moldear a los florecientes Beatles, el encargado de poner a punto a John, Paul, George y el responsable de rajar a Pete Best para incluir a Ringo Starr y darle vida definitiva al cuarteto más importante del S.XX. Junto a ellos, se subió al universo beatle para redefinir la figura del productor, asignándole un rol influyente y decisivo, capaz de embellecer a la perfección una obra musical.

Tal como escribió Gustavo Santaolalla – productor, compositor y músico argentino, ganador en dos ocasiones del Óscar a la Mejor Banda Sonora – escuchar los discos de Los Beatles obligan a tratar de averiguar cómo se crea un sonido tan único y mágico, y seguramente todos encontrábamos la respuesta en George Martin, después de reverenciar a los Fab Four.

“Entendí que no solo se trataba de tener una buena melodía, un buen estribillo, una intro: comprendí que tenía que ver con mucho más que un buen arreglo y con contar con excelentes intérpretes. Que la suma de todos los elementos, incluidos los sónicos, conformaban parte de algo único, de una experiencia en sí misma: la del arte de hacer discos. El arte de crear récords, archivos, grabaciones que proyectan la creatividad de un artista con su particular estética en su máxima y mejor representación. Capturar en el tiempo y el espacio momentos sonoros mágicos que conforman un todo. Una grabación, un disco. George Martin fue el maestro de eso.

Cómo orientar sin cambiar, cómo mejorar sin adulterar, cómo pulir sin perder frescura, cómo transferir el talento genial de los Beatles a un registro fonográfico insuperable. De él aprendí casi todo. Otros productores, por supuesto, han aportado valiosísimas contribuciones al mundo del disco, pero las de George Martin son incomparables por muchos motivos, entre ellos el haber sido responsable de crear las grabaciones de uno de los artistas más importantes de la historia. Eso fue posible únicamente porque él estaba al mismo nivel creativo que ellos.” señala Santaolalla en una nota que escribió para el diario La Nación en relación a su muerte.

martin 2

La sociedad artística de Los Beatles con George Martin fue perfecta y nunca más pudo replicarse una relación similar entre artista y productor. De algún modo, dicho matrimonio artístico fue vital para que se amalgamaran dos conceptos claves en el desarrollo de la música: por un lado, la pasión y creatividad única que tenían Los Beatles, jóvenes que constantemente emanaban una energía inagotable para germinar y descubrir nuevos universos. Y por el otro, el conocimiento aplicado, arquitectónicamente pensado para guiar y ordenar esa energía caótica en una obra armónica y completa.

martin 5

“Fue como un segundo padre para mí” dijo Paul MacCartney en un obituario que publicó en su página al conocerse su muerte. La frase dimensiona y refleja perfectamente la intensidad de esa sociedad musical: “es difícil elegir un recuerdo favorito con George, tengo muchos pero uno de los que se me vienen a la mente en este momento fue cuando le mostre Yesterday en una sesión de grabación.  Los muchachos de la banda sugirieron que la cante solamente con la companía de la guitarra. Después de hacerlo, George Martin me dijo: “Paul tengo la idea de agregarle un cuarteto de cuerdas al grabarla”. Le dije, ” No George, somos una banda de rock n’ roll, no creo que sea una buena idea”. Con su estilo tan gentil típico de un gran productor me dijo: “Probemos y si no funciona, lo desechamos y dejamos tu versión tal cual está”.  Acepté y al otro día fuí a su casa para trabajar en el arreglo.

Tomo los acordes que le había mostrado y esparció las notas sobre el piano, poniendo al cello en la octava baja y al primer violín en la octava alta, dándome la pirmera lección sobre cómo las cuerdas se expresaban para un cuarteto. Cuando finalmente lo grabamos en Abbey Road, estaba tan excitado de que era una gran idea que le conté a todo el mundo por semanas. Su idea, obviamente funcionó porque la canción se convirtió una de las canciones más reversionadas de todos los tiempos, incluyendo versiones de Frank Sinatra, Elvis Presley, Ray Charles y mucho más”.

martin 4

“George era el hombre correcto para ese trabajo”, dijo por su parte Ringo Starr, el otro integrante de la mitad viva de Los Beatles, remarcando también las infinitas posibilidades creativas que pudieron germinar gracias al trascendental aporte de George Martin.

martin 6

Sinceramente, el legado que nos dejó George Martin podría extenderse unos cuántos párrafos más, sin embargo es mejor reconocerlo en la sutileza de las melodías, en la arquitectura de los discos de Los Beatles, en los instrumentos atípicos que suenan en sus canciones, en la música que, definitivamente, nos cambió a todos para siempre.

 

 

 

FUENTES

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s