Scott Weiland (1967-2015)

por Santiago Deschutter | @SantiDeschutter

Corría el año 92. FM Rock & Pop rotaba todo el día una canción con espíritu grunge que se llamaba Plush.  Una de esas canciones cuya melodía uno tarareaba de principio a fin. La canción era el primer single de difusión de Core, primer disco de la banda  Stone Temple Pilots (STP).

Se sabía  poco de esta banda en Argentina. Pergolini en ese entonces macaneaba en su programa de radio y decía que era la banda alternativa de Eddie Vedder, el vocalista de Pearl Jam. Algunos medios dentro del rock hicieron circular las noticias de cierta enemistad entre ambas bandas. Hubo críticos que  fueron más duros aún,  decían que STP era una copia mala de Pearl Jam.

Un año antes había salido Nevermind de Nirvana y Ten de Pearl Jam. El grunge, cuyo epicentro se encontraba en Seattle (EEUU), se expandía mundialmente como una nueva  corriente musical dentro del rock. Rechazaba la alegría pop, la estética glam rock y la faceta más comercial de los 80, y  retomaba un concepto de rock  más duro, grave  y distorsionado.   En plena expansión y  auge (neo)liberal, caída del muro mediante, no ensalzaba un discurso contestatario, sino mas bien expresaba la frustración de una  generación ante una sociedad conservadora, y un contexto adverso, carente de oportunidades para la juventud. Retratan en parte el espíritu de esa época  las películas Singles de Cameron Crowe y Reality Bites de un primerizo Ben Stiller (antes de hacer comedias pedorras, ocupación de la que vive desde hace años).

 

Si hoy en día Spotify o I Tunes son los canales de difusión masiva de música, en los 90 las bandas alcanzaban su promoción vía MTV. Así fue que resultó habitual ver, en la rotación diaria de estos canales, los videos de los melenudos con bermudas gritando broncas.

Lo que le sucedió a las bandas del movimiento grunge  (Nirvana, Pearl Jam, Alice in Chains, Soundgarden por mencionar las mas conocidas) fue que llegaron a la cima del mercado musical con discos memorables,  que paradójicamente,  levantaban un discurso de rechazo a todo sesgo comercial en el rock. Una vez que pasaron a formar parte del mainstream, el mercado absorbió y caricaturizo la rabia y la tristeza del grunge.

PROTAGONISTAS GRUNGE

Uno de los grandes frustrados ante ese nuevo escenario fue Kurt Cobain que resolvió a su manera la contradicción. Otras bandas como Pearl Jam lograron resignificarse y salir de ese corsé con el paso de los años. Hubo una condena común en todos estos casos. Ya  instaladas dentro de las grandes ligas, ninguna de estas bandas logró recrear un disco de la misma magnitud creativa y emocional, que los discos que los consagraron.

La historia de STP fue distinta. Si bien es cierto que su primer trabajo tenía una fuerte impronta grunge en su sonido y sus composiciones, la banda realizaría una exploración musical en los siguientes discos que la separaría de todo ese movimiento.

Su proceso creativo fue inverso al resto de las otras bandas. Sus 2 discos siguientes[i] fueron aún mejores que el primero. Cada uno contó con  sonidos y texturas nuevos, y con un abanico de composiciones brillantes que remitían a The Beatles, Bowie y a los 70 con un fuerte componente de psicodelia. Basta escuchar Big Bang Baby, el  primer corte de difusión de su tercer disco para hacerse una idea del giro de 180º que realizaban estos muchachos en ese entonces.

stp album.jpg

En esa búsqueda, mucho tuvo que ver la versatilidad de su cantante, Scott Weiland.  Un frontman  cuya habilidad para encarar diversos géneros, era sorprendente. La banda se completaba con los hermanos Robert y Dean De Leo (bajista y guitarrista respectivamente) que eran los principales compositores, y el baterista Eric Kretz.

STP.jpg

Weiland no solo era un cantante excepcional. En escena, brillaba como un diamante loco. Se contorneaba y danzaba por todo el escenario como una estrella. Era muy sensual y tenía muchísimo carisma. Su escuela escénica se remontaba más a un Freddie Mercury o a un Bowie.  La contracara de los grunge, enojados por definición, con cualquier modismo del rock. Ese modo explosivo definía a la vez su personalidad y por consiguiente su relación con la banda de la cual fue y vino innumerables veces. Su última participación duró hasta 2013, cuando fue finalmente fue expulsado.

Al camino de exploraciones que inició con STP, Weiland lo profundizó con sus trabajos solistas: 12 Bar Blues (1998), Happy in Galoshes (2008) y el más reciente Blaster (2015) son altamente recomendables. Eclécticos, introspectivos, emocionales,  todos estos discos mostraban  la amplitud de rangos y géneros que abarcaba Weiland, y el buen gusto con que lo hacía. El mejor homenaje que uno puede hacerle a este artista, es aprovechar estos días de luto,  para bajar y escuchar de la web estos discazos que pasaron totalmente desapercibidos en Argentina

La primera vez que tuve la posibilidad de ver a Weiland con STP fue en 1993. Venían a la Argentina. Compré las entradas en ese entonces, pero el concierto se canceló porque la banda adujo problemas de salud de su cantante. Ya empezaba a conocerse que el tipo tenía problemas de adicciones.

Finalmente los vi por primera vez en el Pepsi Music en el año 2008 en su primera visita a la Argentina, cuando STP se había vuelto a reunir tras varios años de separación. Estábamos todos los nostálgicos de los 90 presentes. El concierto fue muy emotivo porque los que fuimos anhelábamos ver estas bandas de nuestra adolescencia. Sin embargo, en lo musical fue un recital discreto.

La habitual descarga eléctrica de Weiland fue reemplazada por un tipo que estuvo todo el concierto con un sobretodo y anteojos negros, parado y duro sobre el escenario. Nos enteraríamos luego que la banda había iniciado la gira con Weiland en pleno proceso de rehabilitación a sus adicciones, muy disminuido.

La última vez que lo vi fue en plan solista, en Groove el  7 de diciembre de 2012. Su 5ta y última visita al país. Un show que contó con muy poca promoción previa. Éramos pocos, menos de 1000 asistentes. Lo primero que uno recuerda de esa jornada era el calor agobiante y las más de 2 horas que demoró Weiland en salir al escenario. Todo el mundo estaba malhumorado puteando. El tipo también arrancó el concierto a cara de perro, disconforme quizás con la baja convocatoria. Sin embargo brindó un show sensacional, enérgico, con una banda potente y ajustada.  La música tuvo esa magia que hizo cambiar todos los estados de ánimos previos al show tanto arriba como abajo del escenario.  Los que estuvimos esa noche, nos sentimos privilegiados.

scott weiland 2

Weiland comparte con toda la camada grunge una característica común. Más allá del abrazo de oso del mercado, todos vivieron siempre afligidos, manteniendo esa matriz atormentada de origen. Y en ese estado de ánimo permanente – generador de hermosas canciones y de vidas tristes – muchos quedaron en el camino. El suicidado Cobain, Layne Staley, frontman de Alice in Chains y Shannon Hoon vocalista de Blind Melon, ambos muerto de sobredosis. Y a eso hay que agregarle guitarritas, bajistas, bateristas, menos conocidos pero igualmente protagonistas de esa etapa.

Weiland es la última incorporación al panteón de los atormentados. Perdí la cuenta sobre las veces que leí sobre sus internaciones en centros de rehabilitación. A lo largo de los años, uno podía ver sus fotos, y si lo encontraba chupado como un palo, sabía que el tipo la estaba pasando mal. Ese fue el karma que lo acompaño toda su vida. Siempre lo echaban por eso, que en definitiva lo volvía insoportable.

Apena mucho que se haya ido. Su voz era irremplazable y sus contorneos en el escenario, únicos. Mientras escribí estas palabras, me puse a escuchar algunas canciones. Sus viejos discos han sobrevivido muy dignamente al paso de los años. Cuando escucho su música  hoy, luego de 20 años, uno sabe que forjó ciertos rasgos de su personalidad escuchando bandas como STP en su adolescencia. Y me siento muy agradecido.

 

 

[i] Purple (1994) y Tini Music…..Songs From the Vatican Gift Shop (1996)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s