#ENEMIGOSÍNTIMOS | INDIO SOLARI / SKAY BEILINSON

por @GFKArgentina | Gabriel F. Keena

Insólitamente, la mejor sociedad compositiva que supo engendrar el rock nacional se encuentra en un oprobioso divorcio que pareciera echar por tierra cualquier tipo de reconciliación. El lamentable litigio comenzó hace unos años atrás cuando públicamente Skay acusó al Indio de querer apropiarse del proyecto que era Patricio Rey y Solari le contestó con una carta abierta reclamándole el patrimonio fílmico de la banda.

Cuando la ruptura mediática parecía ir camino al olvido, un inesperado nuevo capítulo se detonó cuando el Indio confesó en el programa radial de Mario Pergolini que sufría una “enfermedad malvada”, provocando la angustia y sorpresa del universo ricotero. Lógicamente, la confesión del cantante hizo eco en Skay, quien se pronunció sobre el tema arrojando un manto de sospecha sobre la veracidad de la confesión.

“Todo se terminó cuando nos dimos cuenta de que uno de nosotros se quería apropiar de ese proyecto tan hermoso que fue Patricio Rey, que había nacido como la comunión y el aporte de muchos artistas y no los deseos de uno solo”, fue la frase que germinó este lamentable entuerto entre los ex líderes de Patricio Rey. Dicha frase la dijo Skay Beilinson en una entrevista al diario La Nación, publicada en agosto de 2009,  titulada “El tiempo que lo cura todo”.

El sábado 15 de agosto, el Indio Solari recogió el guante y escribió una carta abierta, su estilo favorito para comunicarse públicamente. Allí detalla el enigmático motivo por el cual los Redondos, bah, la sociedad Solari-Beilinson-Poli, decidió finalizar su relación.

Desde aquella ruptura hasta esta carta, hemos escuchados infinitas hipótesis que ni siquiera han tenido algún tipo de verosimilitud con el verdadero motivo que el cantante terminó confesando en su emisión epistolar: el objeto de litigio eran los soportes de las grabaciones de todos los shows de Los Redondos. He aquí, la explicación del Indio:

“Los soportes de grabación (audio y video) de todos los shows de los Redondos (Huracán, Racing, River, etc.) quedaron en depósito en casa de Skay porque Poli era la encargada de contratar los servicios que los proporcionaban. Esto nunca me incomodó porque confiaba en una amistad de muchos años.

Un par de años antes del final se me ocurrió pensar que algún motivo (¿un accidente?) podría hacer que me viera obligado a reclamar ante parientes y desconocidos lo que por derecho formaba parte de mis intereses.

A partir de ese momento, esporádicamente y con más pudor del necesario, pedí que se hicieran copias para tenerlas a mi guarda y que a su vez sirvieran de protección.

Siempre coincidieron (de palabra) en que era lo aconsejable. Pero, extrañamente, el tiempo pasó y siempre esgrimían una excusa.

La noche definitiva (un rato antes estábamos en un bar hablando con un cronista sobre un próximo show) me puse firme en mi requerimiento y esa actitud desembocó (ante la negativa) en el rompimiento de la sociedad artística.

Hasta el día de hoy, Poli y Skay están sentados sobre ese material, cuya custodia artística he reclamado en silencio público hasta hoy.

Sigo con mis dudas al correr este velo, pero las declaraciones vertidas por Skay me han obligado”.

Skay - Solari
Skay – Solari. Fuente: Diarioregistrado

Sinceramente cuando sucedió esto, hace exactamente seis años atrás, no pude evitar cierta perplejidad y hasta dudé de la procedencia de esa “carta”. Realmente no podía creer que Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota se haya terminado por semejante pelotudez. Hasta parece una disputa cuasi infantil.

Supieron ser los estandartes más masivos del movimiento independiente, forjaron una carrera admirablemente libre y alternativa, llenaron miles de gigantescos estadios sin prostituirse ante las discográficas. ¿Y se terminan peleando celosamente para ver quién tiene que quedarse con los vídeos de los recitales? Honestamente creo que merecían un final más acorde con su legado, creo que hubiese preferido un affaire entre Poli y el Indio o hasta una diferencia de criterios a la hora elegir una viola como motivos de ruptura, en vez de pelearse por anacrónicos VHS. Sin embargo, no todo terminó ahí.

La reedición de este inentendible conflicto se reavivó hace unas semanas atrás cuando el Indio le confesó inesperadamente a Mario Pergolini que sufría una malvada enfermedad y que haría un último show de despedida antes de su definitivo retiro: “Mi salud no está en su mejor versión, por eso estoy tocando poco. Estoy haciendo una cantidad de cosas al mismo tiempo. El melón ya no me da. No voy a contar nada, no es ni cáncer ni HIV, ni nada contagioso, pero es una enfermedad malvada, que hay que tomarla en cuenta porque te va invalidando”. En esa misma nota también dijo escalofriantes frases como “hay días que me quiero matar y hay días que ni se nota, Hay dolor, hay malhumor… Es la vida. Y esto es una cagada: he visto sufrir a la gente de una manera inmerecida. No tengo miedo. La curiosidad es más grande que el miedo”.

Después de semejante revelación, la entrevista fue viralizada por todos los medios masivos y redes sociales donde se empezó el desfile de posibles enfermedades, Parkinson y esclerosis múltiple picaron en punta. En medio de ese lamentable morbo show, por si fuera poco, Skay reaparece con una desafortunada opinión respecto a este sensible tema: “El Indio es un gran fabulador. No sé si lo que dijo sea falso o verdadero, pero de todas maneras, ojalá sea algo pasajero y nada grave de ser cierto”.

Además desdeñó el motivo que Solari esgrimió sobre la separación y la disputa por el material fílmico de Los Redondos: “Esa historia es absolutamente falsa y no es así. Fue un argumento mediático que el amigo largó para sacarse de encima el bardo. Lo demás es pura pavada”.

Pero esto no es todo. El Indio volvió a publicar una carta, en su medio predilecto que es el blog Redonditos de Abajo enfurecido con las declaraciones de su ex compañero de banda: “Las mentiras no se cuidan entre ellas. El mentiroso es el encargado de esa faena. Pero a veces la memoria cancerbera falla y las mentiras se escapan. Esta vez olvidaron, entre otras cosas, que “la señora”aseguró en una entrevista que todo el material estaba protegido en una caja de seguridad de “un banco”(debe ser muy espaciosa, pues el crudo estaba,en su mayoría, en soporte VHS). Ahora solo existen, según ‘el señor’ en mis mentiras y en mi imaginación. El resto de lo dicho (sus dudas ante un fabulador que se inventa una enfermedad importante) se describe, con simpleza, como una canallada”.

La triada (Indio-Poli-Skay) en tiempo de paz.
La triada (Indio-Poli-Skay) en tiempo de paz. Fuente: Taringa!

A todo esto, apareció Mario Pergolini como una especie de figura mediadora pidiendo por favor que no continúen sacando sus trapitos al sol públicamente. A través de una carta abierta, tan de moda en estos tiempos, el empresario y conductor buscó casi desesperadamente que dejen de chicanearse a través de los medios y retomen la senda por la que siempre se manejaron: puertas adentro. Considero que el texto de Pergolini es bastante coherente y posiblemente todos los ricoteros se sientan un poco de esa manera . Concluimos esta entrega de #Enemigosíntimos con la reflexión de Mario. Veremos cómo continúa esta insólita pelea de vedettes…

Queridos Indio y Skay…”:
Estamos en épocas de declaraciones públicas sin que nadie pregunte. Las redes sociales han logrado acercarnos a la vida de un montón de personas, la mayoría públicas, que antes era casi impensado…
 
Parece que hay una necesidad de contarnos todo; como si de esta manera, al exponerse con las propias palabras, dejen aclarado sin ningún tipo de intermediarios lo que tal vez nadie quería que le aclare.
 
Desde un lado frívolo vemos cómo pasan el Día Del Padre los famosos (poniendo ésos mensajes y fotitos taaaaan obvias), cómo sus hijos dicen de su amor por sus padres. También aclaran cómo viven diariamente o contestan, en una charla tuitera, grandes disputas de cómo se separan; si pagan la cuota alimentaria o dejando en claro que si “hablaran de todo lo que saben” quedarían expuestas cositas que todos vociferaríamos a los cuatros vientos.
 
¿Pero es realmente necesario esto? Antes uno se cuidaba de decir en público, o ante un periodista, un montón de cuestiones que no querían que salgan publicadas. Es más, se enojaban cuando alguien dejaba al descubierto a algún personaje, diciendo que exponían su vida, que no era un tema público y etc. etc.
 
Durante años respetamos a los que hablaban poco, que sólo nos enterábamos de su vida a través de sus actos públicos. El resto quedaba librado al imaginario de nosotros, el público. Los Redondos hicieron de esto casi una Biblia. Sacaban discos, hacían conciertos y listo. El resto era pura ganas de saber, de supuestos y chismes, que sin ser comprobados hacían parte del mito. Y todo bien. No necesitábamos saber qué estaban comiendo, si se hablaban o no, si había grupitos internos u otras cosas. Sobrevivíamos con lo que nos daban.
 
Pero parece que ninguno puede caer en la tentación de aclarar. Si están las herramientas dadas para que todo quede claro, ¿por qué no usarlas? ¿Por qué dejar que digan lo digan si puedo dar mi punto de vista? Y también lo puedo hacer de forma irónica… Y pegar donde hay que pegar.
 
Desde hace tiempo queríamos saber por qué ésas personas que parecían tan unidas, dejaron de estarlo. Por qué Indio y Skay no se hablaron más, qué había pasado si estábamos todos tan felices.
Pero como era de esperar, nunca hubo una respuesta.
 
Salieron artículos, libros, gente cercana que daba pequeños detalles, pero de su boca…muy poco. Y estaba bien. Porque era lo que esperábamos.
 
Así que no entendemos muy bien (o mejor dicho no entiendo muy bien) por qué todo el ida y vuelta de los últimos meses. Empezó con el video del concierto en Racing, después que uno lo quería guardar, que no lo tenemos, que si lo tienen; y de golpe apareció en YouTube. Más enojo. ¿Quién lo puso? ¿Fue para provocar? Y por último la fea noticia de una enfermedad, pero en seguida el no te creo, sos un fabulador, para terminar con la carta que habla “de la señora” y “canallada”.
 
¿Para qué? ¿Por qué?
Y no es que no entienda que en los tiempos que vivimos uno se ve muy expuesto rápidamente y que la tentación de aclarar está al alcance del pulgar; pero creo que no se merecen esta disputa pública. No es justa para ustedes, que sé lo inteligentes que son, ni para la gente que los quiere. Incluso no está bien para los que los odian!!! No es necesario escalar tan visceralmente una discusión de viejos amigos, aunque de eso no quede nada. No nos gusta, aunque pidamos sangre todo el tiempo, que nos aclaren en capítulos, qué fue lo que tanto los separa. Es triste ver cómo se dicen en público lo que siempre pudieron aguantar en privado. Todos tenemos trapitos para mostrar al sol, en cosas grandes y en cosas chicas, pero no es cierto que todos tengamos que verlos tendidos por ahí para tomar una decisión.
 
Fueron y son una parte increíble de nuestra música; nuestra por el país y nuestra por lo que nos modificó e inspiró. Porque siempre los juzgamos por lo que nos muestran, no por lo que suponemos. Y lo que nos están mostrando no nos dice nada, más que están enojados y con cuentas pendientes. Pero parecen padres disputando el amor de hijos en plena separación. No queremos tomar partido, no nos interesa tomar partido.
 
Perdón si ven en este texto una intromisión innecesaria, pero a otros se lo dejamos pasar y jugamos el juego. A ustedes no porque, como ya dije, son una parte de nuestras vidas y los queremos. Más allá de quién tenga razón, cosa que sólo es importante para ustedes.
 
Con todo respeto,
Mario Pergolini.

FUENTES CONSULTADAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s