Un colorado le sostiene las letras a Lennon

#ÚltimoShow | The Beatles (con Billy Preston) en la azotea (30/01/1969)

Un gélido jueves 30 de enero de 1969, en pleno invierno británico, Los Beatles dieron su último recital. Curiosamente el escenario fue una improvisada terraza del edificio donde se encontraban las oficinas de Apple Corps. John, Paul, George y Ringo – junto al privilegiado Billy Preston – tocaron para toda la solemne inmensidad de Londres durante poco más de cuarenta minutos. La capital inglesa gozó el merecido honor de contemplar el concierto más importante del siglo XX que fue abruptamente interrumpido por la policía londinense. Hoy recordamos aquella inolvidable fecha para la música contemporánea.

por @GFKArgentina | Gabriel F. Keena

El comienzo de 1969 los encontraba embarrados en un ambicioso y desesperado proyecto ideado por Paul para salvar a Los Beatles, el grupo de rock más importante de la historia. Su plan contó con un tibio acompañamiento de John, George y Ringo quienes ya mostraban signos de agotamiento, cansados de cargar con la pesada cruz de ser un beatle.

Paul McCartney se puso al frente del proyecto Get Back.
Paul McCartney se puso al frente del proyecto Get Back.

El arriesgado pero innovador plan que propuso Paul, que en un principió se denominó Get Back (finalmente fue Let It Be), consistía en grabar un disco de nuevas canciones con el objetivo de volver a tocar en vivo – los Fab Four habían renunciado hastiados en 1966 –  y además filmar los ensayos para un futuro documental que reflejara el “detrás de escena” de la banda. Una ilusoria intención de volver a las raíces; get back to where you once belonged. Sin exagerar, el proyecto era decididamente vanguardista para aquella época – como todo lo que hacían Los Beatles – pero a su vez constituía un riesgoso objetivo, teniendo en cuenta que ya en el White Álbum – ese descomunal disco doble sin título – los músicos habían protagonizado varios cortocircuitos con escenas cargadas de tensión, como ya todos sabemos.

Sin embargo, Paul confió en que podía revertirlo. Muchos críticos y fans, con el diario del lunes, le indilgan a McCartney, en mi opinión injustamente, total responsabilidad en el fracaso de aquella odisea, acusándolo sobre todo de ostentar un liderazgo déspota durante las sesiones. Existe otro grupo que se inclina por acusar a Yoko Ono como la verdadera razón de la desintegración, considerando su intromisión un cáncer que debía ser extirpado. Tampoco abono por esta hipótesis ni me sumo a las filas de los anti Yoko.

De cualquier modo, la filmación se puso en marcha y los otrora Fab Four debieron internarse en los estudios de filmación de Twickenham en Londres bajo la dirección de Michael Lindsay-Hogg. Allí comenzaron las grabaciones pero rápidamente las luces de alarma se encendieron. Acostumbrados a trabajar en la comodidad de los estudios de EMI (que después de 1970 pasaron a llamarse Abbey Road Studios), aquí se encontraron con un frío penetrante y una acústica poco adecuada, sumado a los incómodos horarios establecidos que debían cumplir ya que todo el equipamiento de grabación solo estaba disponible durante la mañana y en las primeras horas de la tarde. George fue el primero en fastidiarse y tras una fuerte discusión con John decidió renunciar al proyecto y también a la banda, sentenciando en tono despectivo: “nos vemos en los clubes”.

Las turbulentas sesiones en Twickenham mientras las cámaras filman el ensayo de la banda
Las turbulentas sesiones en Twickenham mientras las cámaras filman el ensayo de la banda

Una semana después, en casa de Ringo se llevó a cabo una reunión decisiva entre los cuatro en la que lograron recuperar a George, pero el guitarrista, cuyas composiciones crecían en calidad, impuso condiciones para seguir: liquidar a Yoko Ono y que McCartney le haga una fellatio, integrar al joven y talentoso músico Billy Preston  – para calmar los ánimos, además de sumar la perspectiva de alguien de afuera- y mudarse del error que significó ir a los sets de Twickenham. Los tres accedieron al reclamo e improvisaron un estudio de grabación en las oficinas de la turbulenta Apple Corporation, ubicadas en Savile Row, empresa creada por los Beatles tras la muerte de Epstein para tratar de ordenar las astronómicas finanzas. La presencia de Preston en los ensayos trajo una renovada frescura y disminuyó el crispado clima que existía en el ambiente, confirmando la acertada decisión de incluir a un músico no beatle. Su participación causó una débil pero ansiada tregua y fue el pie para reflotar nuevamente el asunto de volver al vivo después de tanto tiempo y hasta se reservó el teatro Roundhouse de Londres pero Lindsay-Hogg prefería locaciones bastante más glamorosas, como por ejemplo un anfiteatro romano en Trípoli, la cancha de Dock Sud o el Coliseo de Marrakech. Finalmente, todos admitieron que la azotea del edificio sería un lugar más accesible y realizable que tocar en las pirámides de Egipto (?).

billy preston
Honor y gratitud. El gran Billy Preston, factor fundamental del proyecto.

Londres, con su habitual cliché meteorológico, recibía al 30 de enero bajo un cielo gris y con un intenso frío invernal. Los cuatro de Liverpool subieron a la terraza bien abrigados – mención aparte para el tapado de mujer corto que llevaba puesto Lennon – para ofrecerle a la humanidad su último concierto en vivo. El viento los recibió soplando sus largas cabelleras, sobre todo la de Ringo que lo tuvo a maltraer durante todo el recital. Los cámaras, y algunos asistentes más que formaban parte de la comitiva, se dispusieron a acomodarse como podían en un reducido espacio, dominado por una maraña de cables y equipos que serpenteaban el piso de la terraza. Yoko se sentó sobre uno de los laterales. Ringo a la batería, mientras Paul y George afinaban sus instrumentos, John se colgaba la guitarra y Billy se acomodaba en los teclados  -como podía – sobre el acotado e improvisado escenario. Las caras apesadumbradas y de fastidio que se vieron durante la filmación en Twickenham desaparecieron. De repente, emergieron relajadas sonrisas y volvieron las miradas cómplices, juveniles, de los primeros años en Liverpool. Sobre el escenario seguían siendo la mejor banda del mundo, y cada uno de ellos, sabía que en ningún otro grupo iban a poder recrear ese ambiente único. Hacía mucho tiempo que no se los veía en el escenario, y esa sensación adolescente de volver a tocar, comprimió la enorme tensión que gobernaba por aquellos días.

Un colorado le sostiene las letras a Lennon
Un colorado le sostiene las letras a Lennon

El registro fílmico de ese recital no hace más que confirmar la épica de ese emblemático momento para la historia de la música contemporánea que comenzó cuando sonaron los primeros acordes de Get Back. Un risueño John Lennon sonreía mientras descargaba los solos que acompañaban la voz de McCartney, cuyo rostro denotaba un goce absoluto al lograr, después de tantos tragos amargos, por lo menos volver a tocar en vivo. El tridente Lennon-McCartney-Harrison arremetió con el furioso riff de Dig A Pony, y después regularon en las dulces aclamaciones de Don’t let Me Down, que John le dedica a Yoko. Después vino I’ve Got a Feeling, un acertado experimento de fusión por parte de la insuperable dupla que regalaba sus últimas perlas al mundo.

La música de Los Beatles viajaba desde la terraza hacia el centro de Londres sorprendiendo a los privilegiados transeúntes que pasaban por ahí como cualquier otro día, sin saber que estaban  escuchando en vivo el último concierto de la banda. Y pensar que tan solo 30 años atrás, la música que la capital inglesa escuchó fue el aterrador silbido de la V2 combinado con las sirenas de alerta en pleno bombardeo de la Alemania nazi.

Los pibes de Liverpool.
Los pibes de Liverpool.

Creo que el punto más alto, de acuerdo a lo que se puede ver en la película Let It Be, fue con One After 909, una canción que compuso Lennon en su adolescencia que quedó fuera del disco debut Please Please Me y reapareció en Let It Be.  Cuando tocan ese rock n’ roll adolescente, aparecen en mi cabeza los diez años en vivo que van desde los orígenes en The Cavern hasta la simbólica azotea pasando por los violentos bares de Hamburgo, o el desafiante comentario de John cuando tocaron para la Reina en el Royal Variety  (“Para nuestro último número, quisiera pedirles su ayuda: a la gente de los asientos más baratos que aplauda y al resto de ustedes que solo hagan sonar sus joyas”) , o la conquista total con las presentaciones televisivas en Ed Sulivan Show y el concierto en el Shea Stadium.

En One After 909 se ve la esencia de los cuatro disfrutando a pleno ese momento logrando despojarse de sus egos para volver a ser cuatros pibitos de Liverpool tocando apasionados una nueva canción. El recital duró cuarenta minutos, que fue lo que tardó la policía londinense en entrar al edificio y subir hasta la terraza exigiendo su inmediata finalización. Solo quedaba tiempo para una última canción y se despidieron para siempre de los escenarios nuevamente con Get Back , concluyendo así también el fallido proyecto de salvataje. Ese plan que intentó volver sobre sus pasos para reconocerse nuevamente en sus raíces pero que lamentablemente no sucedió. Es que los propios Beatles habían sido testigos de su propio entierro inmortalizado en la portada del Sgt. Peppers.

El proyecto Get Back no alcanzó para salvarlos pero sirvió para que volvieran a encontrarse tocando en vivo y despedirse de los escenarios como corresponde. Lejos de las pompas delirantes, en una sencilla terraza;”I would like to say thank you on behalf of the group and ourselves and I hope we’ve passed the audition” dijo John Lennon a la humanidad en nombre del grupo, entonando la última frase que Los Beatles dijeron en un escenario antes de retirarse para siempre.

Lennon despide a Los Beatles en nombre del grupo.
Lennon despide a Los Beatles en nombre del grupo.

THE BEATLES EN LA AZOTEA

TRACKLIST

– GET BACK

– DON’T LET ME DOWN

– I’VE GOT A FEELING

– ONE AFTER 909

– DIG A PONY

CONCIERTO EN LA AZOTEA – THE BEATLES

Anuncios

Un pensamiento en “#ÚltimoShow | The Beatles (con Billy Preston) en la azotea (30/01/1969)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s