El Indio en Gualeguaychú II

La primera entrega del histórico recital de Solari correspondió a @germanpicotto y pueden verla aquí. En esta ocasión, y debido a lo que significó está masiva misa ricotera, les presentamos una segunda crónica de la periodista Belén Bouvier que también formó parte del ritual en Gualeguaychú. No tiene desperdicio y escapa a las típicas coberturas de los medios masivos. Especial para el ricoter@ que quedó manija y quiere revivir aquella mítica noche. Gracias Belén, una vez más, por la buena onda!

por @BelenBouvier

Un día antes, al atardecer, la Ruta Nacional 12 que conduce a la ciudad entrerriana de Gualeguaychú empieza a cargarse. Pasan motos, autos y camionetas con banderas, remeras enganchadas al baúl o calcos en alusión al Indio o a Los Redondos. Otros, los que se animan a ir con la ventanilla abierta en una tarde de 15 grados que ya oscurece, dejan escuchar la música. El encuentro con otro compañero es cantar un poco la canción que suena en ese momento y levantar la mano para demostrar lo que los une. La marcha sigue con una promesa: “nos vemos allá”.

anibal

Aníbal. Uno de los miles que estaba “allá”. Fuente: clarin.com

 

Al entrar a Gualeguaychú, que este año fue elegida para ser sede de la misa india, se percibe la revolución en todos los comercios y lugares de la ciudad. “Banana, uva, ciruela, hay remeras del Indio, mandarina”, se lee en el cartel de la primera verdulería. A lo largo y ancho de la avenida Rocamora, una de las principales, siguen las ofertas: “se alquila patio”, “hay piezas disponibles”, “doy alojamiento en mi casa”. Pero nada de eso alcanzó. Como suele suceder, ni los campings ni cualquier otro tipo de hospedaje bastaron para ubicar a los seguidores del Indio. De todos modos, no tuvieron problema en acampar en el medio de la plaza, al costado de la ruta o en la vereda de cualquier vecino.

 

remeras indio

Merchandising improvisado. Fuente: Rating Cero.

 

Las banderas, antes enganchadas de los autos, se ven por todos lados. En los campings cubren las carpas que hacen la vigila desde la noche anterior y algunos que fueron sorprendidos por frío la usan de abrigo.  “Pensando en vos siempre… siempre extrañanadote. Quilmes”; “Siempre tengo a mi lado a mi Dios. Santa Fe”; “En este día y cada día. La Pampa”; “Bebamos de las copas más lindas esta noche”; “De la nada a la gloria me voy. Junín”; “¿Cómo puede ser que te alboroten mis placeres? La Plata”; “Cuando el fuego crezca quiero estar allí. Villa Pueyrredón”.

 

bandera Indio

Fuente: TN.COM.AR

Mientras tanto, las horas previas al show también se ve a jóvenes envueltos en mantas, algunos llevan guitarras y otros instrumentos para calmar la espera. Hay también rezagados que todavía hacen dedo para llegar mientras comerciantes contentos por la multitudinaria visita siguen improvisando pizarras. “Fernet c/ coca, chori, vino, cigarrillos, hay hielo”, los carteles cubren las paredes de las casas ofreciendo todo para la previa de la misa.

FELIGRESES

Los feligreses. Fuente: TARINGA!

Con retraso de una hora debido a la cantidad de gente que faltaba ingresar al predio de 103 hectáreas, a las 22.15 apagaron las luces del escenario y empezaron los fuegos artificiales. El hipódromo de Gualeguaychú sería hasta las 00.40 un continuo vibrar de banderas y brazos alzados, ambos manchados por el barro que dejó la lluvia de la noche anterior.

En cuanto al público, como siempre, atravesaba todas las edades: desde familias con hijos pequeños pasando por bebés en carritos; desde los fanáticos de siempre de 60 años hasta jóvenes de 20 y 30, todos compartiendo una fiesta en la que saltar y cantar era la única forma de quitarse el frio y olvidarse del barro que cubría por completo cualquier tipo de calzado.

El ex líder de Los Redonditos de Ricota comenzó con “Nike es la cultura”, primer tema de su primer disco solista “El tesoro de los Inocentes (Bingo Fuel)”, seguido de “Chau Mohicano” y “A los pájaros que cantan sobre las selvas de Internet”, temas del último disco.

 

INDIO SOLARI

Solari. Fuente: Infobae.com.

Después de la primera entrada en calor, siguieron tres clásicos ricoteros “Fusilados por la cruz roja”; “Me mata limón”, al que presentó como “un tema de novela” por habérselo dedicado a la historia de Pablo Escobar Gaviria y “Unos pocos peligros sensatos”, que lograron que muchos fanáticos olvidaran el barrial y comenzaran a saltar sin tener miedo a resbalar.

Después de los primeros seis temas de la noche, el Indio hizo un corte para alertar a su público sobre el HIV aconsejando hacer el análisis para detectar a tiempo la enfermedad. “Mientras los diarios están ocupados en hacer política, no informan sobre las cosas importantes”, disparó y continúo agradeciendo a sus fieles seguidores por estar presentes. “Cada vez somos más. Agradecido siempre”, expresó.

La noche en que Carlos Indio Solari presentó su último trabajo “Pajaritos, bravos muchachitos” y en la que, según estimaciones oficiales asistieron más de 170.000 personas, tuvo en total 17 temas propios y 10 de Los Redondos, de estos últimos, entre los más clásicos y más agitados “Ya nadie va a escuchar tu remera”, “Todo un palo” y “El infierno esta encantador esta noche”.

A la mitad del show, otra pausa fue aprovechada por el Indio para recordar la lucha de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo y dedicarles el show. “En Gualeguaychú hay 21 desaparecidos. Pedimos memoria –y agregó-la memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados”, dijo parafraseando al escritor alemán Jean Paul Friedrich Richter. Y siguió la noche con “Caña seca y un membrillo”.

Según se comentaba a la salida del recital, uno de los mayores momentos de la noche fue cuando el Indio presentó a “tres viejos queridos de todos nosotros“, y subieron al escenario el saxofonista Sergio Dawi, el baterista Walter Sidotti y el bajista Daniel “Semilla” Bucarelli, que grabaron con el Indio “La Pajarita Pechiblanca”,  ultima tema de disco y también hicieron  juntos “Ya nadie va a escuchar tu remera”, que al finalizar fue acompañada del popular cántico “solo les pido que se vuelvan a juntar”.

EX REDONDOSLos ex Redondos subieron al escenario. Faltó uno. Fuente: Diario El Sol.

 Durante toda la jornada, el cantante estuvo acompañado por Gaspar Benegas y Baltasar Comotto en guitarras, Marcelo Torres en bajo, Hernán Arramberri en batería, Alejo von der Pahlen y Sergio Colombo en saxo, Ervin Stutz y Miguel Ángel Tallarita en trompeta y trombón y Pablo Sbaraglia en teclados, integrantes de Fundamentalistas del Aire Acondicionado.

Antes de retirarse con el clásico “Jijiji”, el Indio volvió a tomar la palabra y expresó con algo de suspenso: “Bueno… ya volvieron muchos argentinos, están viniendo muchos extranjeros también, así que tan mal no estamos, tan mal como dicen no estamos acá”, y luego cantó “To beef or not to beef”, que narra la historia de algún argentino que tuvo que irse del país en el 2001.

El anteúltimo tema fue “Todo un palo” y el Indio pidió la ayuda de sus seguidores para poder cantar. La noche cerró como de costumbre con “Jijiji” y el pogo “más grande del mundo”, como lo llaman todos. A las 00.40 llegaron los fuegos artificiales para cerrar el encuentro y acompañar una larga peregrinación entre el frío y el barro de regreso a los diferentes puntos del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s