Gustavo Gimenez en Nuestros Idolos

por Pablo A. Santos (@ps_cosmigonon)

En esta ocasión, quiero compartir con ustedes la visita de Gustavo Gimenez a Nuestros Idolos, el pasado Viernes 19 de Octubre.

Foto: (de izq. a der.) Santiago, Gustavo, Gabriel y Pablo.

En primer lugar queremos agradecer a Gustavo, por su muy buena predisposición y su buena onda.

Una visita, por cierto, muy particular. Cuando hablamos con Gustavo, no solo nos referimos al músico, sino al vecino, al colaborador, al compañero ideal para charlar, mates de por medio;  individuo amplio en todos los sentidos, que nos da una visión totalmente integral las cosas. Recordaré con gusto su participación en la ONG Rio Luján S.O.S, particularmente en la Jornada Cultural en la Quinta Cigordia, acontecida el pasado fin de semana, donde tuve la oportunidad de conocerlo personalmente. Nuestros Idolos cubrió y colaboró en el evento, donde justamente tuvimos el gusto de deleitarnos con  varios temas interpretados por Gustavo. Destaco una excelente y cálida versión de Zamba y acuarela, de Raly Barrionuevo.

Porteño de nacimiento, su infancia transcurrió en Palermo, donde se crió en la tranquilidad barrial de décadas pasadas, cuando con sus amigos jugaban  al fútbol en las calles y, posteriormente, se iniciaba musicalmente. En este contexto, – nos comentaba mientras una amplia sonrisa se dibujaba en su rostro – dió sus primeros contactos con la música, marcados por el tango fundamentalmente.

Y, al escuchar a Gustavo, no pude evitar asociarlo con Luis Alberto Spinetta, cuya infancia también transcurrió en la tranquilidad de aquellos años, en Buenos Aires, en ese caso, en el barrio de Belgrano. Como si fuera poco, el tango escuchado en el entorno familiar, también marcó los inicios del músico. No le faltó destacar a Gustavo, la influencia que tuvo Spinetta en su desarrollo musical. Por otro lado afirmo que los Rolling Stones fueron más determinantes que The Beatles, siendo de gran impacto en su temprano desarrollo. En cuanto al blues – un género musical clave en su formación – , se destaca la influencia de uno de sus artistas preferidos:  Eric Clapton, de quién se sigue deslumbrando, y con mucha razón.

“Crecí  cuando se iniciaba y comenzaba el Rock Nacional”, nos comentaba.  Corrían los 70s, y Gustavo formaba su primera banda: Mugre. Y aquí nos narró una anécdota con respecto al nombre.  Junto a  sus amigos, al intentar registrar a la banda con ese nombre, recibieron la absurda negativa de las autoridades pertinentes, un planteo lamentable, que junto a otros similares, sufrieron muchas bandas de la época. ¿Solución? Decidieron, simplemente cambiar el nombre a Mugre’s. Y  a otra cosa.

Destaquemos también que tuvo un encuentro musical con –nada más y nada menos- que Billy Bond y La Pesada del Rock, estrellas de aquellos años fundacionales del Rock Argentino. En el mismo orden, nos comentaba como  iba creciendo, iba aprendiendo y al mismo tiempo disfrutaba yendo a recitales, donde las bandas que aparecían eran Almendra, Aquelarre, Vox Dei, entre tantas otras…. Un lujo que muchos de nuestra joven generación envidiamos sanamente. En clara concordancia, junto a Gabriel y Santiago nos salió del alma: ¡Lo que hubiésemos dado por estar en un recital en aquellas épocas…!

Luego de aquellos entrañables recuerdos, Gustavo habló de su llegada a nuestros pagos lujanenses, a fines de la década del ’90, gracias a la sugerencia de colegas y amigos. El Barrio La Hostería, de frondosa vegetación y ciertamente apacible, fue el lugar elegido. Y allí fue donde conoció a quienes iban a formar, junto a él, la Cachafaz Blues Band, que visitó cada uno de los bares y pubs de nuestra ciudad, – incluso el Teatro El Galpón –  encumbrándose en el mayor escenario local: el Teatro Municipal Trinidad Guevara.

En cuanto su presente y futuro, nos avisa que prontamente se acercará a los escenarios, fecha a confirmar próximamente. Nos confiesa además, un proyecto para reunir a todos sus hijos e hijas, en su mayoría músicos y artistas,  en un encuentro familiar, cada cual haciendo su aporte. Debo mencionar, que uno de sus hijos mayores es  nuestro estimado Rodrigo Manuel Giménez – integrante de Elementos, visita recurrente en Nuestros Ídolos -.

Gustavo Giménez, artista abierto,  con muchas experiencias encima, que sabe escuchar. Propio de un estilo y una idea musical, que van desde el folclore, el blues, diversos cantos populares, hasta llegar al Rock, en su más variado espectro.

Sin dudas, compartir un momento con Gustavo resulta enriquecedor y muy agradable, por su amable trato, su excelente actitud, y sus variados conocimientos musicales.

Agradecemos una vez más a Gustavo Giménez, y a continuación compartimos un fragmento de su versión de Todos los días un poco, de León Gieco.

¡Hasta la próxima, amigos!

Pablo – Nuestros Idolos

Anuncios